viernes, 29 de mayo de 2009

¡Matemática a la carga!

Bien, ante todo y sobre todo debo deciros algo muy urgente, en principio… perdonad el no haber podido responder a sus alentadores y enriquecedores mensajes, que están llenos de sabiduría y conocimiento. Debéis entender que el acceso a mi blog me lo impide mi propio ordenador, y por eso no puedo publicar comentarios, sólo entradas nuevas.
Saldada ya esa deuda puedo anunciar que al salón del estudio se ha sumado un nuevo integrante, ¡bienvenido al salón estimado Profesor Boniatus! Su talento, su inteligencia, y su arte numérica será indispensable y parte muy importante de este blog. Como bien ha rescatado, el conocimiento es algo inabarcable, pero aún así, podemos trabajar entre todos para acercarnos más a él. Al fin y al cabo todos aportamos nuestro granito de arena a la gran casa del conocimiento. Adrián Paenza, (matemático argentino) dice: _”El conocimiento es una gran casa, en la cual todos los seres humanos ponemos nuestro humilde granito de arena, para contribuir y hacer crecer la sabiduría humana. A veces, sin embargo, viene un Newton, un Darwin, o un Lavoisier, que traen treinta ladrillos cada uno.”
Esto resulta cierto, pero no por eso nuestro granito de arena deja de formar parte de la construcción, a pesar de que nadie le preste atención, el granito está allí y está formando parte de la casa. Bueno, creo que me he ido por las ramas, el punto, quiero aprovechar esta entrada para darle una calurosa bienvenida a el Profesor Boniatus, gran maestro universitario, de matemáticas, una excelente persona, y un buen amigo. Así que espero contar con usted querido profesor para el área de matemáticas, ya que si bien me gustan, hay cosas que se escapan a mi razón. Por eso le digo, desde hoy usted comienza a formar parte del salón del estudio, y quédese tranquilo que ya he instalado una cafetera, no será como la de la sociedad, pero hace un gran café.
Bien, hoy vengo dispuesto a hablar de matemáticas, sabrán, claro está, que las matemáticas no se limita a las pocas cosas que nos enseñan en el colegio, sino, que surca fronteras e invade otra ramas. La matemática es a este respecto una de las áreas de estudio más bastas y complejas que el ser humano haya podido crear. En sí mismas, las matemáticas son completamente una contradicción, un paradigma, pues, la matemática es esencialmente la ciencia más perfecta y delicada, y al mismo tiempo es la materia más abstracta. Paso a explicar, el mundo en realidad no se rige con las reglas de la matemática, Albert Einstein lo decía, y yo lo repito con total confianza, es decir, la naturaleza en sí misma tiene su propio orden, su propio orden natural, un orden que la mente humana no fue capaz de entender hace muchos siglos, y llevada por la curiosidad, la mente humana trató de idear alguna forma de encontrar un orden lógico, y que el ser humano pudiera entender. Allí, en ese glorioso momento nacieron las matemáticas. Vamos, porque en realidad el universo no está pendiente de las fechas, ¿o creéis que la luna sale haciendo exactamente un ciclo lunar cada veintinueve días? O de verdad creen que el día y la noche se mide por horas, de verdad creemos que el metro está sacado de la nada, es posible que las unidades de medida de las magnitudes nos las hubiera dado la naturaleza, la respuesta es no. Todas esas preciosas cosas, que componen y dan vida a las matemáticas, son obra y gracia de la mente del ser humano, que trató de encontrar cierta lógica misteriosa en la naturaleza para poder adaptar su vida. Duración de las estaciones, duración del día y la noche, temporada húmeda y seca, meses a través de las fases de la Luna, el metro… bueno, eso ya es otra historia, pero en realidad son tres historias, y la última y más actual nos dice que el metro es la división en cuarenta millones de partes, de la longitud de onda de un determinado color, creo que el producido por el mercurio, pero tendría que verificarlo, no obstante, a pesar de obtener todo esto de la madre naturaleza, fue el hombre quien halló la lógica, halló una conexión. Al intentar encontrar lógica, se encontró con mil cosas nuevas, y de allí surgió la matemática.
Siguiendo nuestra definición, que dicho sea de paso es incompleta ya que nada en este mundo se puede definir con palabras mortales, decimos que las matemáticas son esencialmente pura lógica, y a la vez pura imaginación, son pura exactitud, y a la vez pura incertidumbre. Es por esto y mucho más, que esta rama de estudio se hace tan atractiva, pensar con lógica, pero imaginar, tratar de ser exactos para resolver un problema, pero estando en la incertidumbre de no saber cual será la solución. La matemática es un gran enigma, lleno de cifras, lleno de miles de cosas que muchos juzgaría de desvaríos, y que yo considero tesoros. El infinito, ¿existe el infinito? Sí, sabemos que el infinito es aquello que no tiene fin, ni se puede abarcar, pero… es algo tan grande y complejo que el infinito en sí mismo no podemos ni tenemos, la capacidad de comprensión. Nuestras mentes se ajustan a algo tangible, desde el momento en que nacemos nos acostumbramos a ver las cosas de un modo práctico, nos acostumbramos a las imágenes, nos acostumbramos a las cosas que están a nuestro alcance, y nuestra mente se adapta a ello, no obstante, las matemáticas ofrecen otro pensamiento, otro modo de pensar, requiere una gran mente, (como la del profesor) que sea capaz de entender ínfimamente el infinito. Estamos acostumbrados a creer que cuando medimos una longitud estamos dando una medida exacta, en principio, las medidas exactas sólo existen en las condiciones perfectas, atmosféricas y mentalmente, pero dejando de lado ese detalle… jamás podremos medir algo definitivamente, siempre habrá una centésima, una milésima, un micrón… y a menos que contemos con un instrumento adecuado llegaremos sólo a medir el milímetro, por decir más, aún teniendo un instrumento adecuado para seguir profundizando la medida exacta de una longitud, jamás llegaremos, porque es algo infinito. Así de absurdas y encantadoras son las matemáticas. Desde una definición más poética, podemos decir que la matemática es un gran e intempestivo mar, siempre en movimiento, y amenazando con volcar el barco, aún así, es como el canto de las sirenas, que invita a la aventura y a la muerte, es un gran mar, peligroso, pero atractivo. Es una mujer caprichosa, pero delicadamente atractiva, y si no la tratas como se debe puede volverte loco. Es un gran mar, peligroso y atractivo, es un gran mar, que te invita a sumergirte en sus profundidades y bucear sin límites, pero te invita al riesgo, al peligro de caer en la locura, te reta a encontrar la lógica en el desorden de las aguas, te reta a encontrar su verdadera esencia…
Hasta aquí habréis podido observar que: o soy un completo charlatán de poca monta, o soy un friky, no me molesta ser lo último, pero en realidad no creo que esté siendo un charlatán, sino, que estoy poniendo por escrito el sentimiento que me da el estudio de la matemática.
Muy bien, aclarando que soy un lunático de la matemática, podemos seguir.
Es por esto que me parece que la matemática debe ocupar un papel muy importante en nuestras vidas. Si podemos sintetizarlo diremos que la matemática es la ciencia más amplia, más perfecta, más rara, y la base, fundamental y piedra angular de las demás ciencias. Lavoisier Antuan puede decírnoslo. Es la más perfecta, porque ha sido creada enteramente por la mente humana, con lógica, y se rige con la lógica humana más pura. Es decir, por poner un ejemplo: la matemática es tan perfecta en su lógica, que acompaña al siguiente acto del hombre: si alguien se quema la mano, lo primero que va a hacer, (siempre con lógica) poner la mano en algún lugar con agua fría, lo segundo, buscar pasta dental para que no quede ampolla, luego buscará Alohe Vera y se curará. Muy bien, en matemáticas pasa lo mismo… si 1+1 es dos, y si 2+2 es igual a 4, cabría lógico suponer que 1+1+2= el mismo resultado anterior, por poner un ejemplo sencillo.
Es por esto que desde hoy inauguro una nueva sección, dedicada enteramente al estudio de las matemáticas, pero no las del colegio, no, sino aquella matemática perfecta, aquella matemática que parecerá rara… y trataremos de resolver los enigmas de esta dichosa ciencia… como por ejemplo: ¿por qué +*+=+ +*-=- y… la más rara: -*-=+? ¿qué es la banda de Mohebius? ¿existe un cuerpo geométrico sin pies ni cabeza? ¿es todo lo que parece cierto?
Estos misterios y mucho más próximamente en el salón del estudio, en nuestra nueva sección:
¡matemática a la carga!
Por ahora señores, hasta que la fuerza del conocimiento vuelva a reunirnos. Me recuerdo que estáis libres para opinar sobre estas reflexiones, para criticarla, para agregar más cosas, para corregirla, pues sólo de ese modo lograremos un verdadero conocimiento. Y sí, creo que me he excedido… pero… esto no es nada comparado con el infinito.
Nos veremos pronto.






Bien, ante todo y sobre todo debo deciros algo muy urgente, en principio… perdonad el no haber podido responder a sus alentadores y enriquecedores mensajes, que están llenos de sabiduría y conocimiento. Debéis entender que el acceso a mi blog me lo impide mi propio ordenador, y por eso no puedo publicar comentarios, sólo entradas nuevas.
Saldada ya esa deuda puedo anunciar que al salón del estudio se ha sumado un nuevo integrante, ¡bienvenido al salón estimado Profesor Boniatus! Su talento, su inteligencia, y su arte numérica será indispensable y parte muy importante de este blog. Como bien ha rescatado, el conocimiento es algo inabarcable, pero aún así, podemos trabajar entre todos para acercarnos más a él. Al fin y al cabo todos aportamos nuestro granito de arena a la gran casa del conocimiento. Adrián Paenza, (matemático argentino) dice: _”El conocimiento es una gran casa, en la cual todos los seres humanos ponemos nuestro humilde granito de arena, para contribuir y hacer crecer la sabiduría humana. A veces, sin embargo, viene un Newton, un Darwin, o un Lavoisier, que traen treinta ladrillos cada uno.”
Esto resulta cierto, pero no por eso nuestro granito de arena deja de formar parte de la construcción, a pesar de que nadie le preste atención, el granito está allí y está formando parte de la casa. Bueno, creo que me he ido por las ramas, el punto, quiero aprovechar esta entrada para darle una calurosa bienvenida a el Profesor Boniatus, gran maestro universitario, de matemáticas, una excelente persona, y un buen amigo. Así que espero contar con usted querido profesor para el área de matemáticas, ya que si bien me gustan, hay cosas que se escapan a mi razón. Por eso le digo, desde hoy usted comienza a formar parte del salón del estudio, y quédese tranquilo que ya he instalado una cafetera, no será como la de la sociedad, pero hace un gran café.
Bien, hoy vengo dispuesto a hablar de matemáticas, sabrán, claro está, que las matemáticas no se limita a las pocas cosas que nos enseñan en el colegio, sino, que surca fronteras e invade otra ramas. La matemática es a este respecto una de las áreas de estudio más bastas y complejas que el ser humano haya podido crear. En sí mismas, las matemáticas son completamente una contradicción, un paradigma, pues, la matemática es esencialmente la ciencia más perfecta y delicada, y al mismo tiempo es la materia más abstracta. Paso a explicar, el mundo en realidad no se rige con las reglas de la matemática, Albert Einstein lo decía, y yo lo repito con total confianza, es decir, la naturaleza en sí misma tiene su propio orden, su propio orden natural, un orden que la mente humana no fue capaz de entender hace muchos siglos, y llevada por la curiosidad, la mente humana trató de idear alguna forma de encontrar un orden lógico, y que el ser humano pudiera entender. Allí, en ese glorioso momento nacieron las matemáticas. Vamos, porque en realidad el universo no está pendiente de las fechas, ¿o creéis que la luna sale haciendo exactamente un ciclo lunar cada veintinueve días? O de verdad creen que el día y la noche se mide por horas, de verdad creemos que el metro está sacado de la nada, es posible que las unidades de medida de las magnitudes nos las hubiera dado la naturaleza, la respuesta es no. Todas esas preciosas cosas, que componen y dan vida a las matemáticas, son obra y gracia de la mente del ser humano, que trató de encontrar cierta lógica misteriosa en la naturaleza para poder adaptar su vida. Duración de las estaciones, duración del día y la noche, temporada húmeda y seca, meses a través de las fases de la Luna, el metro… bueno, eso ya es otra historia, pero en realidad son tres historias, y la última y más actual nos dice que el metro es la división en cuarenta millones de partes, de la longitud de onda de un determinado color, creo que el producido por el mercurio, pero tendría que verificarlo, no obstante, a pesar de obtener todo esto de la madre naturaleza, fue el hombre quien halló la lógica, halló una conexión. Al intentar encontrar lógica, se encontró con mil cosas nuevas, y de allí surgió la matemática.
Siguiendo nuestra definición, que dicho sea de paso es incompleta ya que nada en este mundo se puede definir con palabras mortales, decimos que las matemáticas son esencialmente pura lógica, y a la vez pura imaginación, son pura exactitud, y a la vez pura incertidumbre. Es por esto y mucho más, que esta rama de estudio se hace tan atractiva, pensar con lógica, pero imaginar, tratar de ser exactos para resolver un problema, pero estando en la incertidumbre de no saber cual será la solución. La matemática es un gran enigma, lleno de cifras, lleno de miles de cosas que muchos juzgaría de desvaríos, y que yo considero tesoros. El infinito, ¿existe el infinito? Sí, sabemos que el infinito es aquello que no tiene fin, ni se puede abarcar, pero… es algo tan grande y complejo que el infinito en sí mismo no podemos ni tenemos, la capacidad de comprensión. Nuestras mentes se ajustan a algo tangible, desde el momento en que nacemos nos acostumbramos a ver las cosas de un modo práctico, nos acostumbramos a las imágenes, nos acostumbramos a las cosas que están a nuestro alcance, y nuestra mente se adapta a ello, no obstante, las matemáticas ofrecen otro pensamiento, otro modo de pensar, requiere una gran mente, (como la del profesor) que sea capaz de entender ínfimamente el infinito. Estamos acostumbrados a creer que cuando medimos una longitud estamos dando una medida exacta, en principio, las medidas exactas sólo existen en las condiciones perfectas, atmosféricas y mentalmente, pero dejando de lado ese detalle… jamás podremos medir algo definitivamente, siempre habrá una centésima, una milésima, un micrón… y a menos que contemos con un instrumento adecuado llegaremos sólo a medir el milímetro, por decir más, aún teniendo un instrumento adecuado para seguir profundizando la medida exacta de una longitud, jamás llegaremos, porque es algo infinito. Así de absurdas y encantadoras son las matemáticas. Desde una definición más poética, podemos decir que la matemática es un gran e intempestivo mar, siempre en movimiento, y amenazando con volcar el barco, aún así, es como el canto de las sirenas, que invita a la aventura y a la muerte, es un gran mar, peligroso, pero atractivo. Es una mujer caprichosa, pero delicadamente atractiva, y si no la tratas como se debe puede volverte loco. Es un gran mar, peligroso y atractivo, es un gran mar, que te invita a sumergirte en sus profundidades y bucear sin límites, pero te invita al riesgo, al peligro de caer en la locura, te reta a encontrar la lógica en el desorden de las aguas, te reta a encontrar su verdadera esencia…
Hasta aquí habréis podido observar que: o soy un completo charlatán de poca monta, o soy un friky, no me molesta ser lo último, pero en realidad no creo que esté siendo un charlatán, sino, que estoy poniendo por escrito el sentimiento que me da el estudio de la matemática.
Muy bien, aclarando que soy un lunático de la matemática, podemos seguir.
Es por esto que me parece que la matemática debe ocupar un papel muy importante en nuestras vidas. Si podemos sintetizarlo diremos que la matemática es la ciencia más amplia, más perfecta, más rara, y la base, fundamental y piedra angular de las demás ciencias. Lavoisier Antuan puede decírnoslo. Es la más perfecta, porque ha sido creada enteramente por la mente humana, con lógica, y se rige con la lógica humana más pura. Es decir, por poner un ejemplo: la matemática es tan perfecta en su lógica, que acompaña al siguiente acto del hombre: si alguien se quema la mano, lo primero que va a hacer, (siempre con lógica) poner la mano en algún lugar con agua fría, lo segundo, buscar pasta dental para que no quede ampolla, luego buscará Alohe Vera y se curará. Muy bien, en matemáticas pasa lo mismo… si 1+1 es dos, y si 2+2 es igual a 4, cabría lógico suponer que 1+1+2= el mismo resultado anterior, por poner un ejemplo sencillo.
Es por esto que desde hoy inauguro una nueva sección, dedicada enteramente al estudio de las matemáticas, pero no las del colegio, no, sino aquella matemática perfecta, aquella matemática que parecerá rara… y trataremos de resolver los enigmas de esta dichosa ciencia… como por ejemplo: ¿por qué +*+=+ +*-=- y… la más rara: -*-=+? ¿qué es la banda de Mohebius? ¿existe un cuerpo geométrico sin pies ni cabeza? ¿es todo lo que parece cierto?
Estos misterios y mucho más próximamente en el salón del estudio, en nuestra nueva sección:
¡matemática a la carga!
Por ahora señores, hasta que la fuerza del conocimiento vuelva a reunirnos. Me recuerdo que estáis libres para opinar sobre estas reflexiones, para criticarla, para agregar más cosas, para corregirla, pues sólo de ese modo lograremos un verdadero conocimiento. Y sí, creo que me he excedido… pero… esto no es nada comparado con el infinito.
Nos veremos pronto.

1 comentario:

jengibre dijo...

Me temo que en este tema no puedo serte de gran ayuda. Las matemáticas y yo somos incompatibles... Pero no quería dejar de visitar el salón, quizás así pueda aprender algo... y tomarme un buen café...
Te dejo alguna frase relacionada con las matemáticas. Espero que te gusten:

"La matemáticas no mienten, lo que hay son muchos matemáticos mentirosos." Galileo Galilei.

"Con números se puede demostrar cualquier cosa." Bertrand Russell

"Hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana. Y no estoy muy seguro de lo primero." Albert Einstein.

Un saludo.