viernes, 30 de octubre de 2009

Luz y oscuridad

Bienvenidos, otra vez, a una nueva entrega del salón del Estudio. He escrito un nuevo cuento y me he dicho "Vale, si no lo muestro lo verán pocas personas", y he decidido publicarlo por aquí. Sé que el salón está sufriendo... Hem... ¿Cómo decirlo? Una especia de paroncito, pero es normal. Ya he comenzado los estudios intensivos para rendir en diciembre, así que tengo poco tiempo libre para preparar todas las entradas que quisiera. Creo que en noviembre no tendremos muchas publicaciones y en diciembre, si todo sale como se espera, tendremos una avalancha de post cerca de Navidad y Año Nuevo.
Pero, y por el momento, aún sigo escribiendo cuentos. Creo que es algo triste, pues refleja el estado anímico en que estuve hace unos días. Además, tomando en cuenta la fecha (hallowen) que se avecina, creo que sería lindo dar una leída a un cuento algo triste. No, no es nada de terror o esas cosas por el estilo, aún no he probado ir por ese género. Pero sí es algo melancólico. ¿Qué me dicen?
¿Están preparados para comenzar una nueva lectura? Entonces... allá vamos!!!


Luz y oscuridad



Para A.J. de N.V.
Para todo aquel que se haya olvidado de ver lo esencial.


El hombre caminaba lentamente por las oscuras y grises calles de Nueva York. La vida le parecía hueca y sin sentido alguno, una profunda amargura le invadía y le impedía pensar con claridad.
La desesperanza se adueñaba de su ser, no podía ser feliz, no podía vislumbrar un rayo de luz entre la fría niebla.
No veía la luz del mundo… hacía tiempo que había dejado de verla. Desde su antiguo fracaso, desde que su vida había dado un giro de ciento ochenta grados. Ahora todo era negro y sombrío, no veía la luz del mundo. Todo lo observaba bajo las tinieblas y sufría.
“Ya no hay luz en este mundo”, se decía, “ya se perdió todo. Nadie… nada…”.
Las farolas titilaban con poca energía, y ofrecían un tenue alo de luz que generaba un círculo de penumbras. El juego entre las débiles luces y las sombras era hechizante.
Seguía triste, seguía sin sentir felicidad.
Caminó unos metros y se encontró con un horrendo espectáculo: un joven, no mayor de dieciséis años, golpeaba cruelmente a otro niño. Un trueno resonó, el cielo nocturno se rasgó por un rayo que iluminó la escena.
El hombre vio la cara del pequeño en el suelo, y supo que no podía quedarse sin hacer nada…
—¡Oye tú! —gritó mientras se dirigía en dirección al joven— ¡déjalo ya!
—¿Y si no lo hago, qué harás? —preguntó jactancioso el adolescente.
El sujeto se encorvó un poco y siguió caminando. Iba resuelto, no tenía miedo. Sabía que debía hacer eso, y debía hacerlo ahora. “No importa que carezca de defensa”, pensó, “debo hacerlo sin vacilar, es lo correcto”. Se puso en frente del muchacho y se irguió cuán alto era. Su aspecto con su sombrero polvoriento, su bufanda gris y su raído gabán era imponente. Parecía una sombra negra acechante en la oscuridad de la noche.
—Si no lo dejas —respondió— no vacilaré un solo instante en dejarte en peores condiciones.
—¿Tú y cuántos más? —rió arrogante el chaval.
El hombre sintió que la cólera lo llenaba por dentro, inhaló el aire fuertemente en un fallido intento por serenarse. Su sangre se cargó de adrenalina y, en un brusco movimiento, tomó al mozalbete por el cuello de la chaqueta.
Lo levantó por los aires y lo llevó contra la pared. Lo estampó bruscamente en el muro de ladrillo y acercó su rostro, tanto, que sus narices se rozaban.
El hombre abrió la boca y el otro sintió el aroma a alcohol:
—Será mejor —dijo el sujeto del gabán mientras temblaba y miraba con furia al muchacho—, que no te metas más con él. Si vuelvo a verte en las andadas, no responderé de mis acciones y te prometo que no la pasarás bien, ¿entendido?
El adolescente miró hacia uno y otro lado; parecía buscar alguna ayuda invisible. “Un ratón enjaulado”, pensó con amargura. “NO”, se corrigió, “una rata enjaulada, sólo eso es. Una inmunda rata cobarde y rastrera”.
El joven respiraba agitadamente, miró con temor la alta figura del hombre y tartamudeó:
—En- ent- enten- entendid…
—…¿¡Entendido!? —repitió mientras zarandeaba bruscamente al muchacho.
—Entendido —dijo, con más resolución que antes.
—¿Entendido, qué?
—Entendido, señor —repuso con un hilo de voz.
El sujeto asintió y lo dejó en el piso. Le reiteró su amenaza y le dirigió una furibunda mirada con sus ojos grises. El muchacho, cual hiena carroñera, salió huyendo despavorido.
El hombre fue junto al niño, seguía inerte en el suelo. Por lo visto estaba mal herido, tenía algunas magulladuras en el rostro, y el labio le sangraba.
—¿Te sientes bien? —preguntó.
El pequeño no contestó, sólo se limitó a gemir un poco. Lo tomó entre sus brazos, le apartó el pelo de la cara y pudo apreciar su estado. Si bien estaba en malas condiciones, no había sufrido grandes daños (al menos a simple vista).
Sabía que lo más lógico en esas circunstancias era llevar al niño a un hospital. Volvió a oír un trueno en el cielo, sintió una ráfaga de aire helado, vio un nuevo relámpago. Supo que debía hacerlo. Dejar al niño allí equivaldría a haberlo dejado en manos del rufián.
Volvió la cabeza en ambas direcciones, y se encaminó al hospital más cercano que conocía.
Seguía sin ver la luz en el mundo…

Fin.

Sir Nícolas Vásquez de Aragón.


Como siempre, se esperan críticas, comentarios y consejos para seguir creciendo. ¡Que lo disfruten!
Nuevamente, feliz Hallowen, feliz día de los Santos, y será hasta que el universo nos vuelva a juntar en busca de más conocimientos.

P.S. Como siempre, si alguien quiere que algún cuento, obra, reflexión, ensayo, etc. sea publicado aquí, y si considera que puede encajar con el estilo del salón, puede enviármelo a saladelestudio@gmail.com Claro, siempre se citará la fuente de donde se extrajo, y el autor de dicha obra.
P.P.S. Os reto a una pregunta... ¿en qué tiempo sitúan la historia de más arriba?

6 comentarios:

jengibre dijo...

Buenos días Nicolas.

La verdad es que sí, que lo encuentro un cuento muy triste. Y vale que lo que cada vez más vivímos es bastante oscuro y deprimente. Pero eso no es del todo cierto ni justo. Piensa en todas esas personas que ayudan a los demás desinteresadamente. El anciano de tu cuento sin ir más lejos, ya está aportando su pequeña llama de luz al ayudar al chico que está siendo golpeado.

Te deseo mucha suerte para tus exámenes...

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Pues a mí me ha gustado mucho el tono del cuento. Especialmente la descripción inicial. Y concretando aún más, las frases "Las farolas titilaban con poca energía, y ofrecían un tenue halo de luz que generaba un círculo de penumbras. El juego entre las débiles luces y las sombras era hechizante.
Seguía triste, seguía sin sentir felicidad."

Por otro lado, aunque igual la historia en sí del señor que salva al niño del adolescente violento y engreído esté algo vista, el final le da un toque diferente. Los cuentos no tienen que ser siempre de jóvenes corriendo por la pradera, oliendo flores y bañándose en el río en verano xD.

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Ah, se me olvidaba, acabo de ver que jengibre ahora forma parte de este blog (no sé desde cuándo, me acuerdo de que hace un tiempo lo anunciaste, pero no sabía cómo había acabado aquello porque aún no publicó nada): ¡Ánimo! ¡Espero tus contribuciones!

jengibre dijo...

Hey, que no he dicho que no me guatara el cuento, sólo que era triste.

Pero tienes razón en que no simepre los cuentos tienen que tener el "y fueron felices para siempre". Es más algunos de mis cuentos favoritos no tienen finales precisamente felices. Los cuentos de Andersen suelen tener finales bastante tétricos (La sirenita o la pequeña vendedora de fósforos)y son cuentos preciosos.

Bueno, espero que pronto pueda publicar mi primera entrada aquí. Pero no será un cuento. Quizás sea algo de literatura.

Nicolás dijo...

Buenas tardes, y bienvenida al salón otra vez, Jengibre. Siempre es grato encontrase con una persona con la curiosidad y la mente que tú tienes, y créeme, eres muy importante para la vida del salón del estudio.
Ahora, además, he de darte las gracias por ese deseo de suerte para los exámenes y por todo tu apoyo: “¡Muchas gracias!”. Es muy bueno, también, que más gente te apoye y te desee lo mejor.
Ahora bien, creo que has dado con un punto clave del cuento. No dije nada para ver si alguien lo descubría, y por lo visto hay un ganador… mejor dicho, ganadora.
En efecdto, Jengibre dijo que, a pesar de todo lo malo que ocurre en el mundo, siempre hay esperanza. El personaje principal de esta historia, sin ir más lejos, está contribuyendo a crear un poco más de luz.
En efecto, en efecto. Este hombre, con su acción de protección para con el pequeño, está dando más luz al mundo. Pero aquí va la idea principal del cuento: cuando decidí crearlo, no tenía muy en claro qué era lo que quería. Sin embargo cuando reflexioné un poco más, supe que sería importante hacer un nuevo cuento sobre la esperanza, pero visto desde otro sitio. Entonces recordé que muchas personas –abrumadas por ver tanta maldad en el mundo- se olvidan de ver la luz que los rodea. Entonces… ¿por qué no mostrar un ejemplo de esto?
Así surgió la idea de este cuento. Trata sobre las personas que –a causa de que están cegados por la maldad en el mundo- no son capaces de ver la luz que hay y de esperanzarse. Este hombre, por ejemplo, tuvo una vida algo mala y todo lo ve bajo la negatividad total. Y está tan enceguecido por lo malo, que ni siquiera puede ver la esperanza y la bondad en sus propios actos.
Si te fijas bien, en el cuento nunca se dijo: “La esperanza no existe”. El que piensa eso es el hombre de gabán. Y al final, el que sigue sin ver la luz, es él.
¡Muy logrado! A eso apuntaba el cuento, y lo has descubierto. Un aplauso!!!

¡Elen sila lumenn omentielmpo!

Nicolás dijo...

Ahora que veo los comentarios de Fantasmas... y el último de Jengibre, puedo responderos a ambos. Fantasmas, Jengibre, me alegro mucho de que os haya gustado el cuento, es todo un honor para mí, la verdad.
Fantasmas, esas son -precisamente- las descripciones que más me gustaron del cuento. Por lo menos, las que más trabajé y con las que más satisfecho me quedé. ¡Gracias por pasar y comentar! Y sí, Jengibre ahora forma parte del staf del blog. Como ella ha dicho, está preparando alguna nueva entrada de literatura... así que... ¡a esperar! Que lo que se hace con paciencia y con mucho tiempo, es lo que mejor sale, ¿verdad? Así que yo también le deseo muchos ánimos a Jengibres, y que sepa que aquí somos pacientes.
Lo dicho... ¡Muchísimas gracias a ambos!