viernes, 12 de marzo de 2010

Premio Kreativo: Siete cosas sobre mí




En el capítulo anterior...


Cuando me enteré de que "Los Cuentos del Hada Jengibre" le había concedido al salón el "Premio Kreativo", me sentí extremadamente contento y muy alegre por tan extraordinaria noticia.
Luego, cuando "Los Fantasmas del Paraíso" le concedió el premio por segunda vez, y le dedicó unas palabras que me llenaron de una sensación indescriptible, me volví a emocionar como la primera vez y sentí mucho regocijo interior.
¡Me habían concedido el premio en dos ocasiones!

El gran dilema



No obstante, mi felicidad se veía empañada por una sombra oscura que amenazaba a lo lejos: ¿qué hacía yo ahora? Estaba claro, por supuesto, que al recibir el "Premio Kreativo", tenía que cumplir con las condiciones que conllevaba el premio. Dichas condiciones se enmarcaban en los parámetros de:

  • Contar siete cosas sobre uno mismo.

  • Dar el "Premio Kreativo" a otros siete blogs.


¿Fácil, no es cierto?
En efecto, la tarea se presentaba fácil ante mis ojos; el problema que me venía venir era que yo había recibido el premio por partida doble, con lo cual, cabría lógico preguntarse si era imperativo cumplir las condiciones también por partida doble.
He ahí una verdadera muestra de la calidad y el modo de mis secretos pensamientos (y luego me pregunto si los grandes filósofos estarán tranquilos o estarán dando vueltas en el lugar en que están).
Sin embargo, gracias a la inestimable ayuda de una amiga (gracias, Jengibre), y a la opinión de una persona que razonó las cosas de otra forma (hiciste luz en la oscuridad, Fantasmas), llegué a la resolución de que sólo publicaría siete cosas sobre mi persona, y que sólo galardonaría a siete blogs con el premio.

Siete cosas sobre mí



Decidí comenzar por pensar qué siete cosas podría decir sobre vuestro humilde servidor, debido a que era, a mi entender, lo que más fácil saldría. Podría pareceros curioso que, estando tan acostumbrado a hablar (escribir) y a hablar tanto tiempo y tantas cosas como lo estoy yo, no se me ocurriera mucho que decir. Noto que es muy diferente ahora hacer una explicación de un tema, analizar un artículo periodístico, escribir un cuento, corregir un texto, hacer un ensayo, redactar un informe, hablar de cualquier otra cosa...
Resumido en pocas palabras, la dificultad que presentaba esta etapa. Pero como le dije en una ocasión a Jengibre cuando tratábamos el primer problema de matemáticas en este salón:

«Nunca hay que decir “no puedo”, o “no soy capaz de conseguirlo”; porque esto representa que nosotros mismos nos estamos imposibilitando, o condicionando, a la hora de realizar determinada acción».


Así que, con vuestro permiso...
... allá vamos.

-¿Está abierto? ¿El micrófono funciona bien? Damas, caballeros, siete cosas sobre un servidor:


  1. Tengo un sentido del humor a pruebas de balas, aunque con altibajos, como todo el mundo. Llevo una vida apacible y tranquila, y soy bastante sedentario. Soy paciente y la mayor parte del tiempo calmado, aunque me gusta y entretiene vivir cada día nuevas aventuras. Disfruto de la felicidad y de la alegría, y trato de ver siempre la luz del mundo en las pequeñas cosas de la vida.
  2. A lo largo de mi vida he aprendido muchas cosas; entre ellas, a saber que lo que cuenta es saber mirar con los ojos del corazón. También he aprendido que lo que de verdad importa en esta vida es el amor, pues lo más bello y preciado que existe en esta Tierra, y lo único capaz de superar fronteras y vencer absolutamente todo. He aprendido a reír, y en especial, a reírme de mí mismo y de las diversas casualidades de la vida que se cruzan en el camino. He aprendido que nos definimos por nuestras elecciones y nuestros actos. He aprendido –o, mejor dicho, encontrado- que puede haber más fuerza en una persona de la que uno mismo podía llegar a imaginar. He comprendido el inmenso valor que tiene la vida, y he aprendido que es el regalo más preciado. Y sobre todo, he aprendido a ser absurdo y a divertirme de serlo (¡eh! ¡Es todo un aprendizaje! ¡y el precio del curso fue elevadísimo!), porque en esta vida importa mucho ver todo bajo una nueva luz.
  3. Valoro la nobleza de corazón y la honestidad. En ocasiones suelo tener poco tacto (he ahí la cruda acusación que le hiciera al guardia del zoológico cuando sólo tenía cinco años), y, en muchas más ocasiones de las que a mí me gustaría, siempre termino sufriendo consecuencias que no son del todo gratas. Pero en sí, a veces siento que me paso de sincero y rozo la línea de lo absurdamente franco como “¡es injusto que mantengan a los animales encerrados!”, pero me agrada ser así. Como dato adicional, también soy torpe (tanto en maneras y formas, como en acciones que terminan en algo por el piso).
  4. En el año dos mil tres tuve un desprendimiento de retina del ojo derecho. Posteriormente a la operación pertinente, seguí teniendo otros problemillas en el mismo ojo (cataratas, desviación en el aceite de silicona), que requirieron nuevas intervenciones quirúrgicas. En el dos mil seis sufrí un nuevo desprendimiento de retina, pero esta vez del ojo izquierdo (que era con el único con el que veía, a pesar de mi alta miopía). Durante ese año tuve tres operaciones en el mismo ojo (todas a causa de un perpetuo desprendimiento de la retina debido a tejido fibrosos orgánico), derivando en la debilitación de la retina y a una considerable disminución visual. En agosto de ese mismo año tuve una operación en el ojo derecho. Luego, en octubre del dos mil siete, tuve una operación por cataratas en el ojo izquierdo. Y finalmente, en marzo del año pasado, he tenido una operación en el ojo izquierdo para extraer los tejidos fibrosos que se habían formado sobre la retina. Conservo cierto resto visual, pero no es mucho y tengo problemas en los nervios ópticos, lo cual dificulta mucho todo mi estado. Por todo esto, entre otras cosas, estoy harto de batas blancas, anestesia, hospitales y consultas médicas. Aunque reconozco, no obstante, que muchos de los hechos aquí narrados, principalmente los que tienen relación con las operaciones que tuvo el ojo izquierdo, han contribuido, de una forma u otra, a hacerme aprender y entender muchas cosas. En base a lo vivido, creo que puedo decir que aprendí y crecí al tratar de hacerme a muchas ideas, y de paso desarrollé ese humor a prueba de balas.
  5. Adoro leer, es uno de mis pasatiempos favoritos. Leo de todo un poco y de lo que me parece interesante. Mi pasión es la lectura y amo poder hacerlo. Cuando uno abre un libro, también está abriendo un mundo, una aventura, una nueva vida. Calzarme en la piel de los personajes y sentir, experimentar y atravesar nuevas aventuras es lo que más me seduce. Ver paisajes lejanos y llenos de misterio, intervenir en medio de una investigación policial mientras compito con el detective de turno por descubrir antes al asesino, caminar por los árboles de Lothlórien en compañía de los elfos, hacer un viaje al desierto junto con un alquimista. Como he dejado caer por algunos sitios, prefiero la narrativa a la poesía y al género lírico. Mis géneros favoritos son el cuento y la novela, aunque nunca pierdo oportunidad de leer una leyenda, una fábula, un relato o un microcuento. Tengo varios subgéneros favoritos: policial, terror, gótico, fantástico, realista, ciencia ficción, costumbrista, maravilloso (y la ampliación a novelas de este último, que es considerado algo así como una novela fantástica). Me confieso lector de autores anglosajones (sí, soy de la escuelita inglesa), aunque he leído algunos españoles y me han dejado encantado. Soy clásico a la hora de elegir, pero también me gusta ver qué hay de nuevo (si hubiese dicho “viejo”)… Desde Daniel Defoe hasta Mark Twein, pasando por Mari Shelley, Edgar Allam Poe, Julio Verne, Dickens, Andersen, Chejov, Conan Doyle, Agatha Christie; y de allí hasta Ray Bradbury, Stevenson, Brian Garfield, C. S. Lewis, J. R. R. Tolkien, entre otros.
  6. Me gusta mucho escribir. Si antes me he puesto en la otra cara de la moneda (leer) también me fascina escribir. Vale, estoy en proceso de prueba y soy demasiado testarudo como para practicar mucho, pero lo cierto es que adoro escribir. De todo un poco. Mi especialidad son los textos expositivos, como queda demostrado cuando expongo algo por aquí; digo que es mi especialidad porque es lo mejor que me sale. También he abordado narrativa y he escrito algunos cuentos. Algunos mejores que otros, otros graciosos, algunos curiosos, y otros decididamente extraños. Al igual que en la lectura, prefiero siempre la prosa narrativa (traté de leer La Divina Comedia y desistí porque estaba en verso), pero, aún así, he probado con algunas poesías que andan por allí. Me encanta poder crear y dibujar con la tinta y el papel (es en sentido figurado, pero lo digo así porque queda más poético XD) nuevas aventuras.
  7. Aquí ya no sé qué más poner. Improviso y saco de la galera cualquier cosa para rellenar el espacio vacío que aquí he dejado (ruego mil disculpas si parece algo muy traído de los pelos). Me gusta pensar y disfruto con el pensamiento. Soy adicto a la reflexión y a la meditación. Así que, si algún día os toca verme, podéis estar seguros de que puedo estar absolutamente concentrado en cada detalle de una explicación, pero que, a la mínima mención de algo interesante y que sea disparador de nuevas sucesiones de pensamientos, soy capaz de abstraerme del mundo y divagar por los senderos de la mente. En ocasiones suele servir para profundizar un tema, pero en otras ocasiones es el principal motivo de que tenga que releer varias veces un cuento. Entre otros de mis placeres mundanos, que ya he dejado caer por allí, se pueden citar la matemática, las ciencias exactas, la química, la filosofía, la lógica, el helado, la buena música, y ¡Sherlock Holmes! (Les dije que esto último sería algo absurdo, así qe no podéis decir que no estabáis advertidos).


Ha quedado extraño (para variar) y (otra vez para variar) se ha extendido más de lo previsto. No sabía en dónde debía cortar y volver a comenzar, y admito que me costó mucho mantener fluidez, naturalidad y un núcleo para cada punto de la lista. Lo cierto es que me sentí algo extraño al escribir sobre mí; quizás lo suela hacer amenudo de forma inconciente, pero creo que me ha condicionado el hecho de sentir que debía escribir sobre mí de forma decidida.

En fin, podéis juzgar vosotros de forma crítica.

[Nota: Se retrasó un poco la publicación de esta entrada debido a ciertos inconvenientes (léase no estar del todo conforme con lo expuesto en la lista) y por eso quise mmodificar algunas cosas y editar otras tantas].
[Nota2: Mañana, si todo sale bien, se publican los ganadores del premio. ¡Estad atentos! (Es una sensación hermosa XD)].
[Nota3: He probado con otro código html para ver si la imagen de esta entrada sale o no. Si se puede ver, o si siquiera hay algo debajo del título en donde se pueda hacer click y se abra una web con la imagen del premio, por favor, decídmelo, así cambio la del post anterior y la de la columna del blog].
[Nota4: Sé que esto puede sonar un poco colgado por aquí y a estas horas, pero como todavía es doce de marzo... ¡Feliz día del Escudo Argentino!].

4 comentarios:

jengibre dijo...

Hola Nicolás.

En primer lugar. Debajo del título no se ve la imagen, pero hay un cuadradito muy pequeño que si pinchas en él se abre una pantalla con la imagen.

En segundo lugar. Una gran entrada. No te inquietes por la extensión, es una entrada sobre ti, si hubiera sido corta o parca en palabras no habrías sido tú, ergo no sería sincera.
Nunca es fácil hablar de uno mismo. Es como desnudar el alma. Pero tu nos has permitido conocerte un poco mejor. Así que muchas gracias por ello.

Tienes razón en una cosa. Cómo decía Antoine de Saint-Exupéry: "Lo esencial es invisible a los ojos, sólo se ve bien con los ojos del corazón".

¡¡¡que emoción!!! ¿quién serán los afortunados??? ¡¡¡No puedo esperar a mañana!!!

Nicolás dijo...

Jengibre: Gracias por comprender la extensa longitud de la entrada XD Es cierto, si hubiera sido resumida o no la hubiera hecho a gusto, no sería yo mismo. Y como me dijo la maestra de Lengua Castellana del quinto grado: "No tenés capacidad de síntesis".
Creo que todos, cuando estamos frente a una situación muy crítica o traumática, comenzamos a cabilar mucho para intentar no caer en el fondo. En la búsqueda de algo o de intentar comprender algunas situaciones, creo que recordé esa frase y finalmente fui capaz de entender el verdadero significado.

Fantasmas: Sigo algo enfermito, aunque hoy quiero ponerme al día con los blogs, por eso estoy intentando ver qué les ocurre a las imágenes. Tengo que usar indefectiblemente el HTML puro, por decirle de algún modo, porque los botoncitos que generalmente están en el editor de entradas son inaccecibles al sintetizador de voz.
La verdadera belleza de las personas radica en su interior, en sus sentimientos y en su verdadera escencia. Los ojos engañan mucho a primera vista. Como dice Sherlock Holmes en una ocasión: "Yo nunca me dejo guiar por las apariencias generales, y convendría que usted tampoco lo hiciera, mi querido Watson. En una ocasión conocí a una mujer encantadora y tremendamente abierta que fue capaz de envenenar a tres niñitos con el objetivo de cobrar una herencia; y en otra a un hombre osco y uraño, del que se podría considerar como una persona malhumorada y abiertamente hostil a la sociedad, que era uno de los más grandes filántropos de Inglaterra y donó todas sus riquezas a un centro de niños huérfanos". Las apariencias engañan.
Lo que ocurre es que es mejor ver algunas cosas bajo la luz del humor, y hay que aprender a reírse de uno mismo en distintas circunstancias de la vida. Ayuda a agilizar un análisis más profundo de todo lo que nos rodea y nos da la ocasión de ver todo desde otra perspectiva.
Me faltó poner la curiosidad y el perfeccionismo XD Pero sí, hay más variedad que en una brocheta XD

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

No te preocupes por la imagen, que pinchamos en el cuadrado y ya está. Supongo que estos momentos son un "odio las nuevas tecnologías" puro y duro, ¿no? xD

Por cierto, es increíble cómo siempre tienes una frase de alguna gran mente para cada situación. Yo, que apenas sabré tres o cuatro, si encuentro alguna ocasión de decirlas me quedo todo contento xDDD

Nicolás dijo...

Puro, duro y extraconcentrado XD

Pero las odio desde el cariño, por supuesto :P

Esa la dijo Sherlock en El signo de los cuatro (¡aprendí cómo poner cursiva para los títulos de los libros!), cuando Watson le habla sobre la impresión que le ha causado la señorita Mmorstand (no sé si se escribe así).
Algunas se encuentran fácilmente a través de una búsqueda en Google, y otras se suelen ver en literatura (hablando de eso, tengo casi una docena de libros que debo leer).

Y te creo, porque es como poner una fuente bibliográfica que respalde un pensamiento XD