domingo, 13 de septiembre de 2009

ADVERTENCIA: El post que sigue a continuación es tremendamente personal, recargado de indignación y puede que les destripe un libro entero...

(fanáticos de Sidney Sheldon, abstenerse)



Buenas noches, aventureros del saber. Sé que os había prometido unas entradas con lógica lateral, clases de matemáticas, otro cuento y etc, etc. Pero lo que ha acontecido esta tarde merece que se lo cuente ya. Antes que nada, quiero advertir al lector que este post contiene información referente a un libro en particular, de un autor llamado Sidney Sheldon. Toda la información sobre el hombre y sus obras está en el enlace que les dejé más arriba. Es la primera vez que lo intento, así que si no los lleva a Wikipedia, felicitadme, he vuelto a errar con las tecnologías.
A riesgo de hacer pesado el post, escribiré unas breves reseñas sobre el autor.

Sidney Sheldon es un reconocido autor de la literatura de entretenimiento. Ha escrito guiones de película, obras de teatro y posteriormente, se dedicó a escribir libros con un gran éxito. Es el maestro indiscutido de la literatura de misterio en la actualidad, y ha ganado el premio Edgar Allam Poe a la mejor novela de misterio. Sus obras se han llevado al cine, al teatro y a la TV.


A la edad de 25 años, Sidney Sheldon tenía tres éxitos musicales en escena simultáneamente, en Broadway. Productor y director tan bueno como escritor, Sheldon ha ganado un Oscar y un Tony por su trabajo en el cine y en el teatro.
Su primera novela La faz desnuda, fue nominada para un Edgar y aclamada por «The New York Times» como la «primera y mejor novela de misterio del año». Sus siguientes libros Más allá de la medianoche y Un extraño en el espejo, se han convertido en best-sellers internacionales y han sido leídos por más de 30 millones de personas.


Nació el once de febrero del mil novescientos dieciseis, en Chicago, Illinois. De padre Judío-alemán y de madre Judío-rusa. Destacó por la originalidad de sus guiones (llegó a ganar un Oscar al mejor guión original en el 1947).
Murió a la edad de ochenta y nueve años, el treinta de enero del año dos mil siete en Rancho Mirage. Sus restos hoy descansan en Los Ángeles, California.


Se dedica a escribir libros de policial negro.
Es decir, no es el policial clásico, o policial de enigma, sino una variante en el género policial. Nació a principios de los años treinta, cuando el crimen comenzó a ser estudiado más a fondo. Si bien la literatura policial refleja hechos delictivos, la literatura de intriga presenta al lector el caso como si fuera un acertijo, un problema de matemáticas o un enigma para la mente. El policial negro, en cambio, presenta el caso como algo mundano. Explora más los personajes y su siquis, investiga el subconciente criminal, la depravación humana, y hay algunas variaciones más. Nació cuando la ley seca, en que abundaron los grupos de mafiosos, para transportar cargamentos ilegales de cerveza y bebidas alcohólicas.
Dicho ya eso, partamos....
Estuve leyendo una novela llamada Lazos de Sangre, la cual me mantuvo en suspenso durante dos agradables semanas. ¿Que por qué tardé tanto? Simple. Arranqué aceleradamente, y luego no la pude agarrar más. No fue hasta este sábado que la retomé, y cuando lo hice no pude parar. Leí fervorosamente, estuve en el borde del asiento, como quien dice, y no paré de leer. Confieso que no pude desentrañar nada; Sheldon posee una gran característica, y es que siempre, siempre, elige la forma más rebuscada y sorprendente de terminar su historia. Y eso complica mucho, ya que nunca sabes con qué te podrá salir. Aún así, tenía algunas hipótesis.
Ahora bien, la historia rondaba sobre la misteriosa muerte de Sam Rofe, un magnate multimillonario, dueño de una graaaan empresa médica. En fin, en resumidas cuentas diré que él poseía las acciones mayoritarias, por ende era el presidente, pero había otros integrantes de la familia que tenían una cantidad menor de las acciones. Cuando Samuel Rofe dio inicio a la compañía quiso que fuera una empresa familiar, y por tanto prohibió la venta de las acciones a desconocidos, a menos que todo el directorio estuviera de acuerdo. Samuel Rofe no es el mismo Sam Rofe, el segundo es el bisnieto del primero. En fin, al morir este Sam se arma un gran revuelo. Todos los integrantes de la familia, (primos y primos segundos) tienen motivos para vender las acciones que poseen y tener dinero para saldar deudas; por consiguiente, todos quieren matar a Sam Rofe. ¿Por qué? Sencillo: él era el único que se oponía a vender las acciones a desconocidos, quería que siguiera siendo una empresa familiar.

[Edición: Me he percatado, al releer esta parte de la explicación, que de veras está confusa y no muy clara. Especificaré un poco más para que se entienda. Samuel Roffe era un pequeño niño judío que vivía en Polonia a mediados del siglo XIX. Estaban, según el libro, recluídos en una fortaleza denominada "el Geko", en donde los gentiles encerraban a todos los judíos. Sólo los dejaban salir por el día a vender algunos productos y conseguir nuevas mercancías. Samuel Roffe había vivido una experiencie horrible en su más tierna infancia. En medio de una revuelta, habían asesinado a su madre, quien murió en medio de una calle destruída. Samuel se propone, desde el instante en que comprendió que no podía ayudar a su madre moribunda, convertirse en médico para poder sanar y ayudar a otras personas. Para conseguirlo trata de hacerse aprendiz de un reconocido médico. Era una sociedad cerrada y sólo tres personas podían ser médicos. Era, por tanto, algo extraño y absurdo que el niño tuviera esas pretenciones, pues había sucesores que estaban esperando desde hacía años que los tres médicos dejaran a un lado la bata. Sin embargo, y gracias a una feliz caída, el niño le interesa al doctor, y, aunque no fomenta esperanzas ni vanas ilusiones, lo admite en su laboratorio. El niño también se enamora de la hija del médico, pasando a tener dos grandes sueños en la vida: el primero era convertirse en médico para ayudar y curar; el segundo, casarse con la hija del médico. Pasan los años... y Samuel se entera de que la hija del médico —que le correspondía en el sentimiento— estaba prometida a un Rabino. Los padres de la joven le proponen al muchacho un plazo de seis meses. En dicho plazo... Samuel debería demostrar tener algún talento especial que lo hiciera reconocido en la comunidad (¿mencioné antes que él y su familia se dedicaban a vender cosas por las calles y que un médico jamás concentiría una relación de ese tipo para su hija?). Así, el joven Samuel, demostrando testarudez y su inmenso amor, se encierra en un cobertizo en el que había montado un precario laboratorio, y comienza a trabajar en nuevas fórmulas científicas. Recordemos que la ciencia era precaria y que había una nueva revolución científica que hablaba de intentar contrarestar dolencias en base a la inmunidad del individuo. Entre idas y venidas, caldos y agujas, ratas y atos, caballos y más agujas, Samuel desarrolla una vacuna contra una enfermedad que no se especifica en el libro. Es reconocido, mundialmente famoso y... (vamos, la típica historia). Se casa, monta una botica, de la botica pasa a la farmacia, luego al laboratorio, luego a un pequeño local en la ciudad de los gentiles, luego tiene hijos y todos comen perdices. A su debido tiempo, envía a sus hijos a distintas partes del mundo para sentar raíces en otros lares. Cinco hijos, cinco destinos. Estados Unidos, Alemania, Inglaterria, Francia e Italia. Estos jóvenes tienen descendencia y se dedican a ampliar los horizontes de su empresa en crecimiento. Cuando ve todo lo que ha conseguido partiendo desde un caballo y una aguja, proclama que todas las acciones tendrán que pertenecer a miembros de la familia. Así, en la junta directiva sólo podrían estar miembros de la dinastía Roffe y no correría ningún riesgo. Dice a sus hijos: "No dejéis entrar el lobo amigo a vuestro gallinero, porque en cualquier momento el lobo tendrá hambre". Añade luego: "Sólo si todos vosotros queréis vender las acciones podrán hacerlo". El miembro con la mayor cantidad de acciones —es decir, el primogénito de la casa de su hijo mayor— sería el presidente de la compañía. Samuel Roffe ve satisfecho cómo crece su imperio, y llegamos a los días en que Sam Roffe, su bisnieto, era el director del gigante multinacional. Como se ha mencionado antes, todos los miembros del directorio tenían motivos personales y urgentes para vender las acciones; no obstante, Sam, recordando al viejo Samuel, se negaba rotundamente. Esto llevó a uno de los miembros del directorio a acabar con la vida de Samuel. Así, Samuel no se interpondría en su camino y conseguirían vender las acciones por decición unánime].
Estos son los primos y primos segundos (políticos y sanguíneos) que poseen las acciones y forman parte de la junta directiva cuando acaece esta historia. Todos viven en distintas partes del mundo, y todos tienen motivo para acabar con el que se interponga entre él y la venta de las acciones (con la consiguiente cuantiosa fortuna, claro).
Ivo Palazzi: (casado con Simonetta Roffe). Un vividor de las mujeres, joven arquitecto que sentó cabeza cuando se casó con Simonetta y condujo la central de Roffe e Hijos en Italia. Lleva una doble vida. Tiene a su esposa Simonetta y tres hijas, y a su amante Donatella y tres hijos varones. La amante le exige un millón de dólares, o si no le revelará a su esposa legítima la doble vida que Ivo estuvo llevando todos esos años.
Charles Martel: Un sobrio abogado que es cazado (literalmente) por Hélène Roffe, oriunda de Francia. Una linfómana en todo el sentido de la palabra, esclaviza al pobre Charles, convirtiéndolo en su lacallo. Luego, buscando su independencia, y queriendo escapar de las garras de Hélène, él decide intervenir en una inverción en un viñedo de un amigo. Roba, a urtadillas, las joyas de su esposa, las copia y hace el cambiazo. El dinero que obtiene lo usa para financiar la inversión, y finalmente, durante la época de maduración del viñedo llueve durante tres meses seguidos y se estropea la inversión. OH sorpresa, necesita dinero, desesperadamente, para reponer las joyas.
Sir Alec Nichols: (este estaba así, no es invención mía, se os juro). el hijo de una Roffe y de un varonette. Reside en Londres y allí conoce a Vivian, una joven bailarina rubia y de ojos celestes que lo engatusa y seduce. Se casa con ella, y luego de su apariencia angelical, demuestra ser un verdadero demonio. Siéndole infiel, consumiendo drogas y apostando fuertes sumas de dinero; el noble caballero del parlamento se verá envuelto en amenazas y extorciones de los bajos fondos. Tiene tres opciones: 1) Pagar. 2) Darles a los mafiosos un cargamento entero de droga. 3) Atenerse a las consecuencias de no cumplir ninguna de las dos opciones anteriores.
Walther Gassner: alemán, joven instructor de squi. Se casó con Ana Rofe, y no presentó motivos por lo cuales deseara el dinero. No obstante, casi al final de la novela se revela que cuando Ana estaba embarazada, y calló de la escalera, sus hijos no le sobrevivieron como ella creía, y por consiguiente está demente. Así que hay que suponer que Walter quería el dinero para un tratamiento de su esposa. (la mujer creía que tenía a los niños a su lado)
Estos son los otros cuatro miembros del directorio. No obstante, también está la hija de Sam Rofe....
Elizabeht Rofe: Una mujer segura de sí, con una infancia horripilante. Murió su madre al darla a luz y siempre fue despreciada por su padre. En su adolescencia asistió a un internado de señoritas y allí conoció diversas experiencias que me reservo. Luego, al crecer, se convirtió en todo una mujer madura y confiada. Inteligente, bella, joven y encantadora, dirigirá la empresa de la familia tras la trágica muerte de Sam Rofe.
Además se encuentra este:
Ris Wiliams: Joven ejecutivo apuesto y encantador de hacendencia galesa. Vivió toda su infancia en aquel país y decidió marcharse a los doce años. Luego fue a Inglaterra en donde aprendió a comportarse debidamente, y perfiló una imagen de ganador, opacando al niño ignorante que había sido. Negando su pasado se convirtió en gerente de una farmacia muy importante. Fue contratado por Sam Rofe para que fuera su mano derecha, y durante nueve años ayudó a Rofe e hijos en asuntos de relaciones públicas y de financiamiento.
Listo, todos sabemos qué pasaría. Sam Rofe murió en un accidente de alpinismo, al pasar toda la responsabilidad a su hija esta tiene que hacerse cargo de la compañía. Cuando le preguntan: -¿Vendemos las acciones?- Ella responde que no, y comienza a acontecer una serie muy curiosa de hechos. Lee un informe en el que se habla de una conspiración para destruir la reputación de Rofe e hijos, ese informe era confidencial y sin copias) Luego casi se desbarranca por no llevar frenos en el Jeep. Y luego casi muere en el acensor privado de las oficinas de Suiza. Por ende, un detective se dedicará a buscarla aplicando el método que a él le parece útil. Nada que ver con la sociedad del misterio

Pero en fin.... Allí comenzará a develarse una intriga de tramas. Todos tienen motivo para asesinar a Elizabeht Rofe, ya que ella sigue en sus trece, y no venderá la compañía. No obstante, muchas tramas secundarias se presentan. Y, de una forma muy abrupta, termina la novela. Al final el asesino era Sir Alex Nichols. Por favor, no confundir con mi nombre artístico que es Sir Nícolas Vásquez de Aragón.
Así es, damas y caballeros. El cortez y elegante primo resulta ser el asesino de su padre, y también la persona que quería destruirla. Y... todos dirían: "¿De que te quejas?" Me quejo, de la mala calidad de cierre. Todos sabemos que una novela presenta tramas o argumentos. Un argumento principal, y muchos argumentos secundarios que sirven para dar intriga al lector. Y que todos esos argumentos, deben cerrarse en el final.... bien, ninguno de los argumentos secundarios se cierra.
1º: ¿Recuerdan que el informe era confidencial y sin copia? Bueno, decidme como nuestra protagonista pudo encontrar una COPIA del informe en el escritorio de Ris Wiliams.
2º: No se sabe qué ocurrió con Charles Marté. Lo último que se dice de él es que su mujer (Helen Rofe -Marté) encuentra una nota en la chimenea que dice: "Helen, me fui a hacer mi propia vida, y no volverás a verme el pelo en toda tu vida". Y luego la tal Helen piensa: "¿Tú lo crres, mi querido? Oh, sí que nos volveremos a ver". (convengamos que antes de esto ya se había descubierto el fraude con las joyas y Charles estaba amenzado de demanda judicial)
3º: Casi al final de la novela se devela que Wiliams y Helen habían tenido una aventura, pero que además iban a hacer unos planes para apoderarse de Rofe e hijos. De esos planes jamás se volvió a hablar.
4º: Lo último que se sabe de Simonneta y Donatella es que la última llama a la primera y le dice que debe comunicarle algo my importante. Sí, todos sabemos de qué se trata.... pero el punto es que Ivo Palacci le había prometido el millón de verdes en un plazo de cinco días. Y la muy idiota no pudo esperar tres días más.
5º: En algunos capítulos se puede ver una escena curiosa. Es el rodaje de una película de muerte, algo que al parecer es cierto. Una película a simple vista, erótica, se convierte luego en un espectáculo horroroso, cuando la actriz de la película es asesinada. Al parecer el encargado de hacer este tipo de películas era un tal Sir Alex Nichols, y las actrices que morían eran siempre rubias y de ojos celestes. De acuerdo, el hombre sentía profundo odio hacia Vivian, y quería asesinar a todas las rubias.... pero, ¿Si tenía la sangre fría de asesinar gente, no le habría convenido entregar el cargamento de droga a los mafiosos y dejarse de dar vueltas?
6º: Hay un científico que trabaja con una fórmula de rejuvenecimieno, es asesinado en su laboratorio por causa de una exploción intencionada. Se puede sospechar, por la escena anterior, que se trata del varonette, pero eso nunca queda en claro.
7º: Cuando el detective investiga a cada uno de los sospechosos, hay algo que los incrimina a cada uno de ellos. Sir Alex era mecánico, Ivo palacci había comprado el material necesario para romper los cables del acensor y Helen Marté había comprado unas botas de alpinismo. Por lo cual se puede deducir que: 1) Sir Alex al ser mecánico, pudo haber estropeado los frenos del Jeep de la protagonista para causarle una muerte en apariencia accidental. 2) El italiano pudo haber cortado los cables del acensor al tener conocimiento de arquitectura. 3) La linfómana pudo haber asesinado a su tío en las montañas.
jamás se vuelve a tocar estos temas.
8º: Sir Alex no pudo haber estropeado el acensor. Los frenos sí, porque Elizabeht le había dicho el viernes que se iba a la casa de Cerdeña, con lo cual Sir Alex puede ir esa noche y cortar los frenos. No obstante, el día del accidente del acensor habían ido todos los miembros del directorio (Ivo Palacci, sir Alex, Charles Marté, Walter no) a almozar. Luego habían bajado. La rutina fue: Directorio entero, almuerza. Wiliams, Rofe y secretaria se quedan a trabajar hasta tarde. Wiliams sale a las doce de la medianoche para ir a una cita. Las dos mujeres se retiran a la una de la madrugada. Ambas suben al acensor, pero de repente suena el timbre del teléfono y la protagonista va a atender (jamás se menciona quién llamó) y la secretaria baja sola cayéndose a un precipicio por estar los cables del acensor cortados.
¿Entendéis en dónde está la dificultad? Si sir alex Nichols hubiera cortado esos cables por la mañana, los siguientes que usaran el acensor serían los muertos. Pero tenemos constancia de que el acensor lo usaron otras personas antes de la secretaria.
9º: Los personajes están mal construídos.
10º: La trama es sorprendentemente reiterativa, y llena de contradicciones.
11º: El final es ridículo.
12º: Me reitero, ¿Si has podido filmar un montón de asesinatos, no puedes entregar un mísero cargamento de drogas para que dejen de extorcionarte?
Además, en la recta final se dice que Vivian fue hallada en su dormitorio, con las rótulas clavadas al piso con estacas. Está claro que fueron los mafiosos.... y la pregunta: "¿Si ya se vengaron, para qué seguir adelante?", es la que me surge a mi. Se descubre además que Sir Alex Nichols tenía un cómplice, el detective Campagna, de la policía de Cerdeña. Y que fue él quien lo ayudó a hacer el cambiazo de Jeep para que nadie se diera cuenta de que el verdadero estaba sin líquidos de frenos. Y luego lleva a la señorita Rofe hasta la mansión, haciéndole creer que estaban buscando al prófugo de Williams, no obstante, nunca se dio una prueba concreta, salvo el informe confidencial sin copias que estaba en el escritorio de Wiliams, que apuntará a dicho sujeto como el asesino.
Esto está plagado de incoherencia, cosas inconexas, y demás. Pienso que esto podría considerarse más un borrador de una novela que una novela misma. Uno puede escribir volcando su ingenio y sus dotes, pero después tiene que releer lo escrito para detectar errores, y poner un poquito más de lógica al asunto. Sinceramente, Sheldon me ha desepcionado.... Espero que Chesterton no me desepcione.
No es exagerado, ahora he puesto las cosas a grandes rasgos, pero si tenéis oportunidad de leer ese libro, os suplico, os imploro que no lo hagais. Los mantendrá entretenidos durante unos días y luego no podrán creer el final, tan abrupto ni nada. Ni una explicación, ni una mísera explicación. Todas, absolutamente todas, las novelas policiales, ya sean policial negro o de enigma, tienen que terminar con una explicación lógica de todos los hechos. Me dijeron uién era el culpable, bravo. Ahora yo quiero saber cómo se las ingenió para cortar los cables del acensor, cómo el jeep al principio del viaje sí tenía frenos y luego no, y qué demonios fue del detective Campagna.
Lo único qe tiene de bueno esta novela, es el detective investigador, que es un genio con las computadoras, posee memoria fotográfica, y lo que más me gusta de él, es tan tacaño como yo. Pero sólo el detective...
Damas y caballeros..... el detective, y el suspenso son las únicas cosas buenas que tiene esta novela. El que quiera decir algo, agregar su opinión, quien haya leído el libro, etc, etc.... será bienvenido.
Por ahora me voy a leer los cuentos del Hada Jengibre, que es literatura de la buena, y luego hablamos.

4 comentarios:

jengibre dijo...

Buenos días Nicolas.

Vaya lío. La verdad, nunca me ha gustado este escritor. Para leer novela negra prefiero a Henning Mankell, Donna Leon, P. D. James, o la trilogía Millenium. De los antes citados te recomiendo a Mankell, creo que te gustará. Te recomendaría La quinta mujer, Asesinos sin rostro o El regreso del profesor de baile; aunque todas son muy buenas.
Otra novela que quizás te gustará es Lugar de ejecución de Val McDermid, tiene un final absolutamente sorprendente.

Y no exageres. Mis cuentos son sólo eso, pequeños cuentos que escribo para mantener mi mente ocupada y olvidarme de todo lo que me rodea. Me sirven para superar una situación difícil. Pero no son gran cosa. Te agradezco que me alagues así, pero he de teener los pies en el suelo, sólo soy un hada novata y una cuentista aficionada.

Nicolás dijo...

Jengibre, encantado de verte por aquí nuevamente. Sí, creo que este autor me terminó de descilucionar.... haré caso de tus sugerencias y buscaré libros de los autores que me indicas.
Ya mismo prohibiré la lectura de este aturo en la biblioteca, XD.
Gracias por tus sugerencias, y sí... es un lío, imagina que todas las novelas de este autor han sido de este modo. Creo que terminé de convencerme que este autor es de pésima calidad. Pero, así se aprende, ¿NO? -¿Para qué caemos, señor Wayne?
-Para aprender a levantarnos.
Muchas gracias, nuevamente, y bueno.... sí, somos novatos, pero tú superas a este tipo con creces. Por que tú haces lo que puedes, y eres humilde, pero este hombre hace más de lo que puede, y encima es engreído.

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Realmente odio que me pasen cosas así. Creo que con un libro nunca había quedado tan desencantado como tú con este (generalmente los que no me gustan suelen aburrirme al principio y los dejo), pero me suena haber tenido alguna experiencia parecida.

Por cierto, hace unos días en el escritorio de blogger me apareció esta entrada tuya, pero cuando la buscaba no estaba, hasta hoy, que la pude leer y vi que tenía fecha del domingo. Cosas de la tecnología.

Nicolás dijo...

¡Ojalá yo tuviera ese olfato con los libros malos! XD Nah, sólo un momento de ira pasajera...... ya he borrado todo lo referente a Sheldon en mi biblioteca virtual.
Y sobre las trampas de la tecnología..... em.... sí, me explicaré. Usualmente hago primero la entrada en un documento de Word, y allí cvorrijo todos los errores y trato de que todo sea coherente. Lo normal es que haga eso con problemas de matemáticas, o redacciones de libros y demás. Sin embargo, esta entrada la hice en el editor de Blogger, directamente, y cuando fui a darle al botón de guardar como borrador, (tenía sueño y quería aprovechar la indignación para el día siguiente) le di accidentalmente, al botón de publicar la entrada. Allí está.... cosas de las tecnologías, y de mi eterna lucha contra ellas....