martes, 21 de diciembre de 2010

Informe de campaña: Los días después de la batalla



Redactante: Sir Nícolas Vásquez de Aragón, heredero de la Noble Corona de los Torpes Patos del Contaminado Río.
Asunto: Informe de campaña tras la batalla llevada a cabo entre el día veinte del decimosegundo mes del años dos mil diez de nuestra era y el día veintitrés del mismo mes y del mismo año.
Fecha: Día veintitrés del decimosegundo segundo mes del año dos mil diez de nuestra era.
Estado: Cansado.
Batalla: Dura.
Pronóstico: Mes primero del año dos mil diez estudiando para la batalla del mes segundo del susodicho año.
Pronóstico a futuro: Si los cálculos son correctos, el año once del segundo milenio no tendrá ni siquiera dos semanas de descanso tras cada batalla. Cursillo de ingreso a la facultad y muchas enemigas para derrotar y de considerable longitud.

Redacto y desglozo día a día:


  1. Día 0: Domingo diecinueve de diciembre de dos mil diez. Decido que no llego con Psicología y la dejo para febrero. Total, lo mismo pasaré Año Nuevo estudiando para febrero, así que qué más da. ¿Lindo panorama, no?
  2. Día 1: Lunes veinte de diciembre de dos mil diez. Llego al área de combate listo para derrotar Biología. Oh sorpresa. Dato equívoco. Biología es el jueves veintitrés, superponiéndose con Biotecnología. Y, a pesar de que ambas lleven el mismo prefijo, no tienen que ver en nada (o casi nada).
  3. Día 2: Martes veintiuno de diciembre de dos mil diez. Llego al campo de batalla para combatir contra Geografía. Aprobado.
  4. Día 3: Miércoles veintidós de diciembre de dos mil diez. Física. Aprobado. Al final no me tomaron lo de la ecuación que conjugaba la presión, el volumen y la temperatura absoluta (P * V / Tabs = P * V / Tabs). Pero aprobado.
  5. Día 4: Jueves veintitrés de diciemmbre de dos mil diez. Dos materias. Biología y Biotecnología. Ambas aprobadas. Eso sí, nunca más me estudio un libro de química orgánica de Milone de los años ochenta a menos que así se me lo solicite.


Balance: Odio los balances de fin de año. Pero vamos allá. Tengo que comenzar a acostumbrarme a que las materias sean mucho más gordas, será así en la universidad. He notado que hace unos años podía rendir dos materias el mismo día, que ambas materias juntas no serían ni cuatro o cinco casetes de sesenta minutos, pero ahora comprendo una gran verdad. Este año Geografía y BíoT han llevado once casetes cada una. Microbiología, que también es de quinto curso y cuyo estudio y posterior rendido quedan pendientes para el año entrante (como hago siempre, vamos, que yo los cursos de verdad los empieza en abril y los termino en febrero, salvo excepciones puntuales), tiene siete unidades y es bastante densa. Veré si llego para febrero. Eso sí, en febrero se superponen cuatro exámenes en la misma fecha. Creo que una vez, cuando estaba en mi anterior colegio (antes de que me dieran una patada en el traste porque ya no tenían ninguna atadura legal), creo que he hecho tres por día, aunque no lo recuerdo bien, tendría que ver los permisos de examen y cotejar fechas. En fin. Mi pregunta: ¿Algún lector del blog ha hecho cuatro exámenes finales el mismo día? ¡Si es que podría batir un récord, hombre!
Conclusión: Estoy muy cansado. Quiero descansar una semanita y comenzar luego para terminar el quinto curso en febrero. Ha sido un año bastante movido. El año entrante no sé si siquiera tendré tiempo para escribir más de lo que he escrito este año (el hecho de haber dejado de publicar originales no responde sólo a la escasés de producción). En fin. Eso es el mañana, y yo hoy quiero carpe diem.
Estado de salud: He hecho un pequeño experimento. Puse a prueba mi capacidad de recistencia. Desde el lunes no desayuno absolutamente nada (sólo tomaba una pepsi y comía un alfajor tras el examen). Sólo he almorzado (no he tomado ni merienda ni cena). He dormido, a lo sumo, tres horas por día. He ingerido mucho café y Coka-Cola y Pepsi (que se note que abunda la cafeína). En suma, he hecho la gran Sherlock, y mi conclusión es la siguiente: Sigo vivo. Quería demostrar que la adrenalina producida por la médula suprarenal cuando nos encontramos en estado de alarma podía satisfacer los niveles de glucosa con un mantenimiento mínimo de una alimentación sana y de un sueño para nada óptimo. Mi conclusión es esa. Que, sino por la adrenalina sí por la cafeína, al menos sigo vivo. Veo si en febrero me abstengo de comer y de dormir por completo. Luego hablamos. Y que se interpreten estas últimas oraciones como una broma. Y por cierto, eliminé todo rasro de lácteo, fruta o verdura de la dieta. He descubierto América. ¡Se baja de peso considerablemente! ¡Os lo garantizo!
Pendientes: Escribir un par de cartas. Guardar algunas cosas. Dejar cerrados algunos cajones. Llamar a ciertas personas. Salir a repartir unos obsequios. Dormir un tanto la siesta. ¿Me dará tiempo a todo antes de las nueve de la noche? Yo creo que sí.

Corto comunicación. Cambio y fuera.

Agente secreto de la sociedad secreta de secretos secretísimos nº 1.334.031.721.
Código clave: Cóndor verde.
Sir Nícolas Vásquez de Aragón,
heredero a la Corona de los Torpes Patos del Contaminado Río.


(Luego veo si publico algún post por Navidad y otros que han quedado en el tintero por falta de tiempo. Os mantendré informados. Y por supuesto, mi misión a partir de ahora es ponerme al día con los blogs :P Aunque recordad, sólo tengo algunos días de vacaciones antes de comenzar las clases otras vez. Recuerdo que aquí estamos en verano, y recuerdo que ¡es un embole estudiar en verano!)


4 comentarios:

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Enhorabuena por los aprobados!! Y ahora me acuerdo de que tengo entradas pendientes por hacer y ¡ay, que siempre me entra la vagancia!

Bueno, y yo creo que nunca he tenido cuatro exámenes el mismo día (y menos finales), y menos mal, porque ya si cuadran dos que sean importantes la cosa se pone difícil, pues como para cuatro. No sabría qué repasar el día anterior.

Por cierto, me parece curiosísimo que tengas materias como biotecnología o psicología. Eso aquí antes de la universidad no lo tenemos (las otras que nombras, pues según qué rama cojas).

¡Y desayuna bien, que la fruta y la verdura son importantes! Y el desayuno es la comida más importante del día, que sino luego (por lo menos yo) te quedas sin energía y entre el hambre y el sueño... xD (vamos, yo no aguanto dos días seguidos durmiendo tres horas ni de broma).

Bueno, pues eso, descansa todo lo que puedas, y aprovecha el verano, que por aquí hace un frío...

jengibre dijo...

Hola Nicolás.

¡¡¡Feliz Navidad!!!!

Y me alegro de tus aprobados pero creo que es inhumado tener cuatro exámenes en el mismo día. Si ahora has terminado extenuado, imagina como acabarás después de examinarte en Febrero.

Coincido con Fantasmas que el desayuno es la comida más importante del día... no deberías saltártela.

Lo dicho... ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!
Y algo que no había dicho todavía... ¡¡¡¡¡HE VUELTO!!!!

Nicolás dijo...

"Disfruta el verano"... Lo más curioso de arriesgar así las condiciones de salud, Fantasmas, es que luego el cuerpo se resiente... Estoy con un dolor tremendo de garganta desde el jueves por la noche (contribuye el aire acondicionado del teatro en el que escuché la novena sinfonía y la tormenta de arena que se levantó a eso de las seis de la tarde).

Según tengo entendido, lo que yo he cogido es lo que vosotros denomináis "Científico". De ahí que tenga asignaturas como BíoT, Laboratorio, Metodología de la Investigación, Microbiología y todas esas cosas. De hecho, el haber escogido el de ciencias me ha dado la posibilidad de estudiar Química en cuarto año, bendición de bendiciones.

Justo ahora estaba repasando Físico-Química Ambiental, una asignatura de cuarto año, también de la especialidad. Es que se está muy aburrido por aquí, y si escucho los apuntes y los libros desde la cama, entonces es como si durmiera oyendo un preciosísimo cuento de ciencias naturales XDDD Ya, en serio, estoy aburrido. Algo tengo que hacer, ¿no? Y no, no hay ideas para escribir cuentos ni nada para echar el rato leyendo...

Son los años de práctica XD Piensa que yo vengo sometiendo mi pobre cuerpo a esta rutina desde que tengo doce años o así, siempre he rendido libre. En los primeros tiempos no comía, sólo bebía té de tila y dormía poco. Y luego, cuando comencé a desayunar, siempre estaba a punto de regurjitar lo comido. Pero tranquilos, el cuerpo es sabio. Cuando nos encontramos en ocasión de alta urgencia (resolver un examen o escapar de un tiburón), la médula supra-renal comienza a liberar adrenalina, por lo que el glucógeno contenido en el hígado se va convirtiendo en glucosa que el organismo utiliza para incrementar su potencial. ¿Lo véis? Si es que deberíamos confiar más en nuestro cuerpo XD

Sobre las entradas, ningún drama, manéjalo con los tiempos que puedas... yo tengo algunas preparadas para cerrar diciembre y creo que Jengi quería publicar algo por estos días. Disfruta de las fiestas con los tuyos, amigo Fantasmas, y que la paz y el amor reinen en estos días...

¡Feliz Navidad, Fantasmas!

Nicolás dijo...

¡Tía!

Huy, publiqué el comentario en respuesta a Fantasmas y luego me despisté... Juro que no lo he visto hasta ahora. Dios mío, como no tengo el Messenger conectado, ni enterado del correo... Vamos allá.


¡¡¡FELIZ NAVIDAD A TI TAMBIÉN!!!

También creo que es algo inhumano, pero he ahí la gran azaña. También es algo inhumano escalar el Everest o el Himalaya, y sin embargo... Pero en serio, intentaré tomármelo con soda, para no saturarme y no tener que dejar de estudiar durante un año y medio (seré inconciente y desastrozo, pero no lo soy tanto a lo bestia). Confieso que saltar el desayuno, o hacerlo mal, que es peor aún, no fue una de las actitudes más prudentes o sensatas que he tomado en mi vida (el frágil estado de salud al que me veo sometido así lo demuestra). Pero en fin, qué es la ciencia sin algo de riesgo al experimentar.

Veré cómo arreglo las cosas para febrero, pero algo se me ocurrirá; pa qué tanta lógica lateral si despué no puedo risolver un problema como el de febrero.

Y bueno... ya que lo dejaste para el final...
... ¡Bienvenida otra vez! Como siempre, como todos los días, como cuando tú quieras. Tu saloncito particular, como siempre, bien barrido e impecable, listo para la acción. Se te echaba de menos, Ginger...

PSSS... Fantasmas... ve trayendo algo para brindar, a ver si por aquí al menos celebramos el Año Nuevo. Y ya puestos, ¿qué es lo que celebramos? ¿El año que se va o el que comienza? Nunca me ha quedado claro :D

¡Feliz Navidad! (y bienvenida otra vez)