domingo, 5 de julio de 2009

Utopía.

Bienvenidos nuevamente al salón del estudio, el espacio en que podemos compartir nuestros conocimientos a través del diálogo y la participación activa. (O por lo menos ese sería el deseo) Aún así me recuerdo que este blog cuenta con dos personas además de mi, y sé que una de ellas tiene muchas ocupaciones, y la otra es una leal parroquiana que cada tanto se pasa por aquí, (vamos que se ha pasado siempre que ha podido) Y que hasta ahora es nuestra única bibliotecaria.
Pero, como el conocimiento es objetivo vamos allá. Hablábamos antes de los sueños, y los sueños más que nada lejanos. Y habréis visto ya en la anterior publicación en donde daba la respuesta a un problema, que di una cita de Utopía… bien, un punto sapiencial y deductivo a quien haya logrado saber de que va el post de hoy. Así es, damas, caballeros, con nosotros el señor Tomás Moro y su libro más conocido.
Utopía. Un nombre que es en sí mismo hermoso, algo que es, por consiguiente, intrínsicamente bello, un vocablo que de sólo mencionarlo suena inalcanzable. Y es, que esta palabra quiere decir, efectivamente, la tierra soñada e inalcanzable. Pero vamos a los orígenes, este libro fue escrito en un contexto histórico bullicioso y muy lejano, y a pesar de que ya ha pasado mucho tiempo desde su escritura aún hoy es el sueño de muchas personas. Pero antes, vayamos al autor de este libro…
Santo Tomás Moro nació el 7 de Febrero del año 1478 en Londres, y murió el 6 de Julio del 1535. canonizado por el papa Pío XVI en el año 1935. el señor Tomás Moro, en latín Tomás Morus, y en inglés Tomás More, fue un gran pensador, un abogado, profesor de leyes, teólogo, escritor, humanista, poeta, y en la actualidad es considerado por la iglesia católica como un Santo y un Mártir. El señor Tomás Moro vivió en una época revolucionaria, (el humanismo) en la que grandes genios de la historia comenzaron a romper con la estructura clásica, a desatar su pensamiento, y a tratar de demostrar que lo nuevo también era bueno. La corriente de los humanistas, fue la impulsadora del renacimiento. Se abandonó la creencia generalizada de que Dios era el ser supremo en que se encontraba el principio y el fin, y la explicación de todas las cosas, y se adoptó la postura de que el hombre también era importante. Recordemos que era una época en la que la iglesia católica era la única religión y por lo tanto tenía mucha fuerza, y como dicen por allí…. Las matemáticas son buenas, lo que hay son malos matemáticos. Así ocurrió también, muchos clérigos y sacerdotes se aprovecharon de su poder para ganar fortuna y riquezas, y claro, con la llegada del feudalismo su poder se vio acrecentado, y influenció en la sociedad como el único sostén firme después de la invasión árabe. Fue así que el poder de la iglesia fue invadiendo todos los terrenos, impidió el adelanto científico, aquellos que se hacían llamar alquimistas se consideraban herejes y brujos, fueron tiempos duros para los artistas, ya que la inquisición prohibía el libre pensamiento, los temas tratados en retratos y esculturas eran de índole religiosa, la música era algo sacro que sólo debía ser consumado en casa sagrada y en fin, la iglesia estaba por todas partes. Cuando el feudalismo cayó después de las cruzadas, el poder de la iglesia cayó bastante, y nuevas revoluciones se empezaron a formar.
El pensamiento de los humanistas era que si los grandes clásicos habían podido concebir tales obras, ellos, podían hacerlo de igual modo si se lo proponían. Así comenzó la corriente artística y social que más tarde se conocería como renacimiento, y cierto es que lo fue, ya que el ser humano renació como un eje central del mundo. Anteriormente en dominios de la iglesia la respuesta a todo era: “Todo ocurre por voluntad divina.” Luego, al tener lugar el Renacentismo, los hombres comenzaron a hacerse preguntas más profundas, a explorar las fronteras del conocimiento humano, fue en este periodo en que comenzó a verse el pensamiento crítico, el alejamiento de la sociedad de Dios, y la genialidad de grandes artistas reflejadas en ideas de avanzada para la época. Así fue como el canto gregoriano fue disminuyendo su popularidad, la música comenzó a ser algo más asequible a los particulares, el arte comenzó a variar, se volvieron a usar en arquitectura el estilo románico y el gótico, y el arte mismo se revolucionó. La ciencia comenzó a hacer sus pequeños progresos, y la sociedad europea comenzó a ampliarse.
Fue por esos años que además, la reina Isabel de Castilla, y Fernando de Aragón unieron sus casas reales para tomar el control de España, acabando así con el feudalismo de una vez por todas. El 1492 era un año que quedaría marcado por muchos acontecimientos, sin lugar a dudas el más notorio fue el descubrimiento, por parte de Colón, de nuevas tierras. Y otros también importantes fueron: la unión de los reinos de Castilla y Aragón, y la publicación de la primera gramática castellana.
Todo esto de una u otra forma influyó bastante en las obras de Tomás Moro. Hijo de una familia humilde tuvo una educación primaria en el mejor colegio gratuito de letras y gramática, luego estudió números y ciencias exactas en la universidad de Oxford pero después de dos años decidió estudiar leyes. Aprendió a hablar francés, y junto con el latín y el inglés que había aprendido cuando niño pudo hacer muchas de sus famosas traducciones. Durante el resto de su vida fue polifacético. Escribía poesías con toques irónicos, escribía distintos relatos, hacía traducciones, daba clases de leyes, ejercía como abogado, y además llegó a ser el canciller de Enrique VIII. Fue condenado por este último en el año 1535 por incumplimiento de sus deberes, alta traición a la corona, y desobediencia de la orden real.
En toda su vida tuvo cuatro hijos, al morir su esposa se casó con otra mujer ya viuda y siete años mayor, que tenía una hija de su anterior matrimonio. Además, se conoce claramente que antes de llevar una vida de leyes y derechos Santo Tomás Moro estudió algún tiempo en monasterio, y formó parte de la orden franciscana, de la cual renunció, precisamente, por enamorarse de su primera esposa.
Su ejecución se debió a causa de una ofensa al rey de Inglaterra, ya que este que se alzaba con la nueva religión propuesta por Martín Lutero, y empezaba a ser considerado como el nuevo dirigente de esta religión, había cometido adulterio y deseaba que el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica aprobara su divorcio, este no lo consintió y el rey Enrique VIII lo dejó en manos de sus cortesanos. Tomás Moro estaba entre ellos y se negó rotundamente a aceptar el divorcio del Rey y su esposa. Luego de otras negativas de parte de Santo Tomás Moro fue acusado por los crímenes antes mencionados, y condenado a cadena perpétua. En un posterior juicio se le condenó a pena de muerte. Muchos reyes de varios países intercedieron ante el Rey Enrique VIII a favor de Tomás Moro usando como fundamentación el hecho de que se estaba matando a un gran pensador. Santo Tomás Moro jamás en todo su encierro e incluso en sus últimos momentos, perdió su buen humor satírico que le caracterizaba entre sus amigos. Y bromeó ante su verdugo. Así pues el 6 de Julio del año 1535 moría bajo las garras de un soberano altivo y prepotente uno de los más grandes pensadores del renacimiento.
Hecho ya un marco histórico adecuado podemos comenzar con el libro propiamente dicho. Utopía fue escrito en el año 1515 y es uno de sus más conocidos entre otros escritos. Utopía significa literalmente: La tierra soñada e inalcanzable. Y eso precisamente es lo que hace ese libro. Utopía de Tomás Moro describe el modelo de una sociedad perfecta, (Utópica) haciendo críticas sobre cuestiones sociales de la época. Tales como el trabajo, los derechos del hombre, la convivencia de distintas religiones, la organización del estado, y en suma un montón de cosas cuestionables. Al mostrar la sociedad Utópica nos está mostrando o queriendo hacer ver el camino que debemos seguir para encontrar la felicidad en la tierra de lo soñado. La perfección que muestra en su descripción es tan simple y ordinaria que pensamos: “¡Pero si es así de fácil! ¿Por qué no lo hacemos?”
Así es la Utopía, la verdad que poco puedo decirles de este simpático librito, cada quien ha de interpretarlo como pueda… pero aún así pienso que es importante tener un sueño inalcanzable, algo que nos motive a seguir luchando y buscando un mundo y una sociedad mejor para todos nosotros. un lugar en donde poder convivir, un sitio nuevo, un nuevo sol, en donde los hombres volvieran a ser hermanos y reconocerse el uno al otro como tales, el quererse como verdaderos hermanos y elevar nuestras voces en un único canto que alabe a la alegría, a la felicidad, a la risa, a la magia de la armonía y de la paz. Siempre es bueno tener ese horizonte que se aleja cuando tu te acercas, y se aleja exactamente la misma distancia que tu te acercas a él… sabes que jamás lo conseguirás, pero mientras puedas tu seguirás intentando y no te rendirás jamás. Este blog, sin ir más lejos, fue creado por dos motivos: El primero, por meter mano en donde no debía, y el segundo por decir: “Bah, tengo que hacer un blog sí o sí, pondré cualquier cosa o debo usarlo para hacer algo productivo.” Yo creí en ese momento que debía usarlo para cosas productivas, como esta, compartir conocimientos. La inteligencia para mi siempre ha tenido un lugar privilegiado… y pensé que este sería un lugar adecuado. Por eso, este blog no morirá jamás, porque jamás alcanzaré el horizonte, Ya que este se alejará de mi siempre, pero no dejaré de intentar.
A lo que iba, muchas veces al leer Utopía debemos tener en cuenta que fue escrita hace cinco siglos, o sea, que ya ha pasado mucho desde entonces, pero aún así sigue manteniéndose fresca y el sueño siempre está.
Hay cosas con las que no estoy de acuerdo, pero hay otras que si se implementaran esta sería una sociedad mejor.
Os dejo en compañía de estas reflexiones y nuevamente les digo:
Siguen invitados todos los que quieran participar poniendo su granito de arena en la casa del saber. Y con la promesa de que cuando sepa como poner un archivo para descargar lo haré, así todos los miembros del salón del estudio pueden disfrutar de el conocimiento.

Así pues, será hasta la próxima, hasta que el universo nos encuentre, o nosotros lo encontremos a él, hasta que el mar infinito de la sabiduría nos vuelva a juntar.
Estais libres para opinar sobre el libro si lo han leído o si queréis dar alguna impresión particular con respecto a lo que hemos tratado.

P. S. Edito, en una pequeña búsqueda en el Google me he percatado de que ustedes pueden acceder al libro si siguen esta página. Es de Wikisource, y espero que no me demanden por poner un enlace hacia su página. No confío mucho en Wikisource, y menos en Wikipedia, pero he tenido que buscar algunos libros en soporte virtual y allí parecen estar bien. Rso sí, no me he puesto a mirar esta páginja en específico, pero no sé si el texto de Utopía pueda estar en castellano antiguo, aunque lo dudo. Allí se los dejo:
http://es.wikisource.org/wiki/Utop%C3%ADa

Tengo la teoría de que si copian y pegan esta dirección en su barra de navegación de su navegador podrán acceder. ¡Suerte y hasta pronto!
Vaya, la tecnología cada día me sorprende más, ¡Se creó un enlace sin yo saberlo! Ahora sostengo la hipótesis de que haciendo click en ese enlace que está ahora mismo arriba, sí, ese. Podrán acceder. Si no les funciona el enlace hagan eso de copiar y pegar, si ya eso no funciona.... bueno... supongo que vamos a tener que buscar una forma de solucionar este problema.
Por favor, disculpad mi ignorancia con respecto a la tecnología, sí, lo sé, un jove moderno del siglo XXI de quince años que no sepa manejar su blog no se ve muy usualmente, pero... ¡La vida es un eterno aprendizaje! E incluso el profesor después de haber terminado su carrera sigue aprendiendo a la par que enseña.
Vamos que esa fue la razón por la que creé este blog.
Así que será hasta pronto.

4 comentarios:

Nicolás dijo...

Si alguien puede... Por favor. Pruebe el enlace por si las moscas y me avisa. ¡Gracias por su ayuda!

jengibre dijo...

Nicolas, el enlace funciona perfectamente.
Una entrada muy interesante. Lamentablemente no me he leído el libro al que haces referencia; pero me ha gustado eso de que todos tenemos que tener un sueño inalcanzable que perseguir. me recuerda la búsqueda del grial, que más que de un objeto mítico, creo que se trata de la búsqueda de lo más sagrado o espiritual dentro de tí.
Ssigue así, mi querido Nicolas, me gusta tu salón, es muy interesante.

Un cordial saludo.

Nicolás dijo...

Bienvenida a la sección literatura nuevamente mi estimada amiga. Me alegra ver que estás mucho mejor. Gracias por comprobar el enlace. Y no te angusties si no lo has leído, ya tendrás tiempo. Allí, en esa página de Wikisource está el libro completo, puedes leerlo allí o imprimirlo para leértelo más comodamente. Ya verás como Santo Tomás Moro pensó miles de cosas tan revolucionarias que cuesta creer que haya escrito eso en el siglo XVI.

Nicolás dijo...

Oh, y aprovecho este comentario para preguntaros... ¿(Qué os parece los cambios en el blog? ¿Funciona el Sudoku de más abajo?