domingo, 23 de mayo de 2010

Primer aniversario



Damas y caballeros:

He estado pensando mucho en cómo encarar un tema tan importante y que nos atañe a todos los que día a día hacemos el salón del estudio. En realidad el pensarlo ha sido una verdadera odisea, porque entre una pequeña gripe y una semana bastante complicada (nada grave, pero parece que dentro de dos semanas me van a poner en una camilla de hospital), no he tenido el estado de ánimo lo suficientemente estable como para trabajar en un discurso elaborado a la perfección. No soy Cervántes, creo que eso ya lo sabíamos desde mucho antes (¡me salió una rima!), y no me veo con la capacidad de hacer un discurso. Con un humor bastante alterado he pensado y he dejado un par de comentarios en algunos blogs que me gusta frecuentar, y han demostrado que de verdad me estoy volviendo más loco cada día; esto último no me asusta en lo más mínimo. Si algún día me ponen en un psiquiátrico, lo único que se me ocurriría pedir es que dejaran a mano algún piano vertical o cualquier variante como para no aburrirme tanto. Pero bueno, a lo importante, que ya ha pasado la hora de divagar.

Amigas, amigos del salón del estudio, hoy celebramos nuestro primer año juntos. A los veintitrés días del mes de mayo del dos mil nueve, aproximadamente a las quince horas, se publicaba la primera entrada del salón. En realidad esa fue la entrada introductoria del salón del estudio, porque la primera entrada, como no podía ser de otra forma, llegó al día siguiente, el verdadero inicio del salón del estudio. Al día siguiente, veintitrés de mayo, se publicaba esta entrada, que habría una de las secciones más memorables del salón del estudio: literatura. Tras esto, Jengibre tuvo su primer pesadilla al entrar a este salón. Vale, que ahora ha logrado derrotar a muchos orcos en el camino de las Matemáticas, pero lo cierto es que su lucha con las mates ha sido eterna y épica; ¡ánimo, amiga, tú podrás contra ellas!
Ahora hablemos más en serio. En los principios de este blog, como podéis apreciar si hacéis click en los enlaces que he dejado más arriba, yo no era el mismo que soy ahora mismo. Las experiencias cambian a una persona, pero sólo la hacen crecer, no cambiar. El mismo fervor y la misma sistematización de las entradas originales se ha mantenido (o eso quiere creer) durante todo el largo camino que el blog ha transitado. Al releer estas entradas he visto más horrores sintácticos que cualquier otra cosa, y muy seguramente, cuando relea esta misma entrada dentro de dos o tres años, encontraré grandes falencias en lo que escriba. No me importan. Lo primero que dije en este blog (o una de las primeras cosas que dije) fue que el espacio para errar estaba abierto y despejado, que nadie nacía sabiendo y que todos podíamos equivocarnos mil veces si lo deseábamos, porque la naturaleza del ser humano es digna de apreciarse por la capacidad de fallar. Miren, por ejemplo, a los bebés: ¿cuántas veces intentan aprender a caminar? La primera vez lo hacen con pasos poco firmes e inseguros, y se caen, y se rompen la rodillita y les comienza a sangrar la nariz. Llorando y pataleando lo levantan del suelo y tratan de calmar su llanto. Dos horas más tarde, ¡ese mismo bebé sale tropezando y corriendo en busca de volver a aprender! Tenemos nuevas caídas y nuevos tropiezos, nuevas lágrimas y más magulladuras. Lo importante de ese bebé es que se levantó y lo volvió a intentar. Después de infinidad de intentos, tenemos a un bebé rebozante de vida y de alegría, lleno de fervor por haber aprendido a caminar (y, si se quiere, lleno de un montón de cicatrices que no le importan, porque él ya sabe correr). Así mismo, nosotros tenemos que hacer como ese bebé.
Cuando este blog comenzó, damas y caballeros, yo no sabía escribir muy bien (ahora tampoco sé si lo estaré haciendo medianamente entendible), yo no dominaba por completo el html y el mecanismo de los blogs (ahora lo hago a la mitad, pero bueno, prefiero ver el vaso medio lleno a verlo medio vacío), y sólo tenía en claro que quería transmitir muchas cosas y dejar que el conocimiento y la riqueza de todos pasara por este saloncito. Hoy puedo decir, con mucho orgullo, que gran parte de estas expectativas se han cumplido satisfactoriamente.
En los principios, amigos, yo no podía entrar a este blog a dejar comentarios en respuesta a otros comentarios. De hecho, estuve así durante dos meses, hasta que encontré otro navegador: el firefox. Reíros, reíros cruelmente de mí XD Pero lo cierto es que no pude comentar. Jengibre se os podrá corroborar si es que no creéis en mis palabras.
Puedo decir, sin temor a equivocarme en esto específicamente, que el salón del estudio ha conseguido muchas más cosas de las que pensaba en un principio, y esto es motivo de orgullo. Al principio sólo teníamos una comentarista y una seguidora, y apareció un gran amigo que vino llegando de la sociedad, aunque sus ocupaciones lo mantienen muy alejado de la red en estos tiempos. Hoy en día contamos con veinticinco seguidores, varios comentaristas, una colaboradora y amiga especial de este salón y muchos, muchos proyectos por cumplir.
Hoy en día tenemos comentaristas magníficos y grandiosos que dejan sus perlas por estos lares. No puedo mencionar nombres por si acaso me olvido de alguno, pero lo cierto es que son varios y son leales, constantes y siempre atentos a la esporádica publicación del blog. Hay otros que se han pasado por aquí, han saludado y luego no los he vuelto a ver en estos lares, pero me han dado mucho ánimo, porque quiere decir que ¡más gente está leyendo esto! Tenemos un colaborador foráneo que me ha enviado unos cuantos trabajitos y que próximamente serán publicados por aquí. Tenemos muchos reconocimientos que han premiados nuestra kreatividad con k, nuestra originalidad, nuestra categoría y nuestra... bueno, no sé cómo poder modificar el nombre del Premio Vale la Pena, pero se entiende la idea, ¿no?
Tenemos una gran sección de matemáticas, una gran sección de literatura, como ya habíamos mencionado, muchos galardones (por cierto, tenemos que ponernos al día con la gran cantidad de premios, mimos y reconocimientos que Jengibre nos ha otorgado), nos hemos partido de la risa con las brillantes selecciones de Jengibre, hemos escuchado mucha música (pop, rock, clásicos, óperas, valses, actuaciones de payasos, canciones solidarias, entre muchas, muchísimas cosas), al disfrutar con Jengibre de una hermosa Navidad, hemos hablado de efemérides, tocado algunos puntos gratos de la historia, hemos hablado sobre naturalismo y zoología con Jengibre y Félix, el amigo de los animales, hemos pisado el principio de la bastedad del cosmos y en definitiva, hemos tocado temas que jamás imaginamos tocar en el salón del estudio. Hemos hablado de muchas cosas y de cosas interesantes, y cada entrada, ya fuese de Jengibre o mía, nos ha derivado a hablar de muchas otras cosas, y allí está la verdadera riqueza. En la capacidad de divagar, de tomar algo como punto de partida e irnos por la tangente, tocando muchos temas, saltando de forma casi espasmódica e inconexa por una increíble cantidad de remas.
Pero hay algo que nos está faltando decir. Damas, caballeros...
... todo esto, todo lo que hemos tocado, todo lo que hemos cnversado y hablado durante un muy largo año, no habría sido posible sin vosotros. Sin ustedes, veinticinco seguidores, sin ustedes, amigos comentaristas, sin ustedes, queridos visitantes y lectores. Porque vosotros, de alguna u otra forma, hacéis que esto siga y no tenga un fin definido. Aún no veo cerca el último horizonte de este blog, así que podremos seguir disfrutando de él mucho más. Hoy, amigos, amigas, estamos festejando que este blog ya lleva un año de andadura, y todo gracias a vosotros. Vosotros sois el fuego de este salón (por favor, que no haya incendios XD), y vosotros le dáis la vida verdadera.
Este blog nace del profundo deseo de connocimiento, de riquezas y de saber; es una fuente continua que intenta saciar esa sed de conocimientos y de pisar, como lo hizo Carl Zagan, la bastedad del cosmos. El universo nos depara nuevas fronteras y nuevas aventuras, amigos. El camino es único e irrepetible. Ayer pensaba en el futuro, y me he dado cuenta de una cosa que muy poca gente enntiende: el futuro es la herramienta de destrucción del presente. Hace un año, amigos y amigas, yo no pensaba que este sería el estado del blog (con muchas secciones, con muchos amigos y con un juego de sudoku), y me percato de que hice bien en no planificar mucho. Podemos tener una meta en claro, pero nunca podremos trazar un futuro perfecto. El futuro llega, y es mejor vivir un presente pleno, disfrutar de cómo formamos el camino ahora mismo. Quizás mañana tengamos que transitar por otra parte de un bosque en donde tengamos que hacer un nuevo camino, pero ahora mismo, disfrutemos de hacer el camino y del paisaje; mañana, si ocurre, llegaremos a ese tramo del bosque, y allí tendremos que disfrutar de hacer otro tramo del camino. ¿Hacia dónde vamos? Tenemos una vaga idea, una noción poco concreta, pero tenemos en claro hacia donde llegaremos.
Este blog nace de un imprevisto con una cuenta Gmail, y crece, vive, respira y se nutre gracias a vuestros comentarios. Hoy, el orgullo es de ustedes, porque sin ustedes, esto no habría sido posible jamás.

Hasta el día de hoy hemos hecho muchas cosas juntos, queridos amigos, y desde el día de hoy, seguiremos haciendo nuevas cosas en unidad, estimados compañeros. Durante un año hemos transitado juntos un camino que quiere llegar al conocimiento y al saber, al descubrir y al explorar, al saber que podemos errar. La paciencia y la perseverancia nos han acompañado, así como nuestra obstinada terquedad de no rendirnos y de seguir. Hoy es un día de fiesta para usted y para mí, porque hoy celebramos juntos una meta en el camino. Un año es mucho tiempo, como bien dijo Fantasmas en la entrada anterior, y en este mucho tiempo hemos hecho muchas cosas. Hoy, damas y caballeros, podemos sentirnos orgullosos, podemos tirar el salón por la ventana, podemos hacer una fiesta monumental. Hemos trabajado, aunque no lo parezca, y el trabajo que hemos hecho merece un día dedicado enteramente a celebrar.

Hoy alzamos nuestras copas y las unimos en un brindis por nosotros, por el salón del estudio y por un año de logros. Porque yo soy el creador de este blog, pero sin ustedes, esto no es posible. ¿De qé sirve un automóvil si no hay quien lo conduzca? ¿O de qué sirve un maestro si no hay alumnos? Esto es por ustedes y para ustedes, y ustedes son los verdaderos celebrantes de esta fiesta. Hoy yo alzo mi copa hacia ustedes, y brindo para que vuestras empresas sean prósperas y llenas de creatividad, para que sigási siendo como hasta ahora y para que siempre tengáis en claro el lugar por donde transitar hacia donde tenéis que ir.

Hemos reído, hemos aprendido y nos hemos divertido. Hemos recordado tradiciones y cantado villancicos. Hemos hecho un largo camino desde hace doce meses, y es hora de continuar el camino por otros doce meses más. Tenemos la capacidad y el fuego necesario, ahora sólo hay que volver a ponernos en marcha. Ascendiendo con paciencia por el camino de una gran montaña, o intentando aprender a caminar, o tratando de encontrar una cabaña en el bosque, o llegando hasta donde teníamos que llegar. El camino sigue y sigue, y tras el recodo habrá una nueva aventura. ¡A por el camino! ¡A por nuevas aventuras! ¡¡¡Let's go!!!
[Nota: perdón, pero en serio, siento que el inglés era necesario en esta ocasión. Este término tiene la conotación necesaria para emprender una nueva aventura, y suena de una forma muy musical].

Hoy alcemos nuestras copas y brindemos, porque hay muchos motivos para celebrar. Pero mañana, sigamos rumbo, que el camino es largo.

Damas, caballeros, amigas, amigos, compañeros, camaradas y aventureros: gracias. Gracias por hacer de este blog lo que hoy es, y gracias por seguir aquí después de un largo año. A todos vosotros: felicitaciones. Por haber llevado a un blog que no se sabía manejar hasta donde hoy está. A todos: gran trabajo.

A todos: ¡¡¡¡¡¡¡SALUD!!!!!!!


Y abierto de brazos, con una de las sonrisas más amplias que he tenido en mi vida, con los ojos centellantes por la alegría, exultante de felicidad por ver todo lo que hemos avanzado, os digo con sinceridad:
¡Elen síla lumenn omentielmpo, namarië!

Jengibre, Fantasmas, Key, Adivín, LaMar, Fiaris, Franco, Profesor, Andrea, PresteJuan, y todos los que me dejo en el tintero, todos los seguidores y a todos los visitantes y lectores: ¡Salud, amigos míos! ¡Salud y prosperidad! ¡Y a celebrar se ha dicho!
(porque no todos los días se cumple el primer año)

P.S. Como os dije, es momento de celebrar. Eso sí, tened en cuenta que, a difernecia de lo que ocurría en la sociedad cuando había una gran fiesta (cómo extraño esos casos), aquí no tenemos a nadie que haga la limpieza, con lo que todos tendremos que colaborar mañana.

P.P.S. Ese es otro aspecto de este blog que olvidé mencionar: nunca ha faltado una buena dosis de humor en cada tema tocado.

5 comentarios:

jengibre dijo...

¡¡¡¡¡MUCHAS FELICIDADES NICOLÁS!!!!!

El primer cumpleaños de El salón del Estudio, es una efemérides digna de celebrar.
Una entrada preciosa, a pesar de mi lucha contra mi archienemiga... ¡¡¡las matemáticas!!! jajajajaja.

Por eso quiero brindar por muchos años más de ¿matemáticas?... y de todos los variados contenidos que podemos encontrar en este salón tan acogedor.

Personalmente quiero decir que ha sido un placer colaborar en este proyecto. Desde un principio Nicolás me dio total libertad para escribir lo que quisiera, algo que le agradezco con todo el alma. En este salón aprendí mucho sobre el funcionamiento de un blog. Cosas como programar entradas, crear enlaces... ese tipo de cosas.

Bueno, no me alargo más. Enhorabuena, y a seguir así.

Besitos de jengibre.

Espero que todo vaya bien en esa operación. Te envío polvo de hada para que te de suerte...

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feeeeliz, te deseamos El salón del estuuuudio, cumpleaaaañoooooos feeeeeliiiiiz!! xDD

Cada día me asombro más de la capacidad discursiva de Nicolás. Sea el tema que sea, sabe retorcerlo y estrujarlo de forma que acaba siendo un discurso elaborado sobre algún tema trascendente (aquí, por ejemplo, el tema de que el error está en la naturaleza humana).

¡Y que cumpla muchos más!

Nicolás dijo...

Me habéis hecho derramar lágrimas ambos, en serio.

¡Enhorabuena a ti también, Jengibre! Tú has contribuido mucho a este salón. Este blog no sería posible sin ti y sin tus geniales aportes y contribuciones.

XD Cuando tuve que poner el enlace a la primera entrada de matemáticas en este blog pensé mucho en cómo hacerlo divertido, de modo que tuviéramos ya un chiste interno sobre Jengibre y las mates XD Pero en fin, ¡esa es la actitud que se debe tener antes las Matemáticas!

Yo también, también brindo por muchos añitos más y por muchas más matemáticas XDDD Como añadido, he de añadir, valga la redundancia, que ha sido, y es, un verdadero placer trabajar contigo, Jengibre. Y bueno, me alegra saber que el salón te ha ayudado para aprender tantas cosas y tan variadas XD Y aprender esas cosas de verdad cuesta un poco al principio, así que el mérito aumenta mucho más.

Gracias por el polvo de hada. Desde ya, creo que me conviene seguir acumulándolo para usarlo en el momento del kirófano XD De nuevo, ¡muchísimas gracias y un fortísimo "salud"!

¿Sabías, Fantasmas, lo extraño que queda eso con el ritmo de la canción? He tenido que comprimir "El salón del Estudio" a "elsálondelestudio" para hacerlo entrar XDDD ¡Y que cumpla muchos más!

Gracias, Fantasmas; en principio, por pasarte por aquí a felicitar el cumpleaños, y en segundo lugar, por hacer de este salón lo que es este salón. Por cierto, y saliendo de tema, ¡quiero ver Lost! XD

Me has sonrojado (como tantas otras veces, querido amigo). HMMM... sí, podríamos decir que esa capacidad discursiva que mencionas cada día aumenta, pero vamos, no es mérito mío. A lo sumo, supongo que debo agradecerle a todas las películas y libros en donde aparecen personajes haciendo discursos y esas cosas (hay algunas que están muy buenas, y bueno, Rowling con Dumbledore es un gran referente; por cierto, y ahora que lo pienso, creo que una vez leí un discurso que dió Rowling a los graduandos de una universidad de Estados Unidos en el dos mil ocho, y supongo que todo esto me ha ayudado a hacerme una vocecita propia para los discursos). También ayudan mucho los políticos, porque a pesar de que sean grandes enemigos de la justicia y el honor, son excelentes oradores públicos. El tema que mencionas, el del error humano, está en la primer entrada de el salón de los simulacros, en donde he divagado un poco más sobre ese tema. Aquí tengo que contenerme un poco, porque si no lo hago, hay de las pobres entradas y de los textos expositivos XD

¡Salud y muchísimas gracias, Fantasmas!

Key dijo...

¡Oooohh qué tarde llego! ¡Feliz cumple! :D Y recuperate, que eso de las operaciones es un rollo... ¡Ánimo y que cumplas muchos más! ;)

Nicolás dijo...

El otro día Jengibre me dijo una frase muy hermosa y que se me quedó revoloteando: "Quien llega a su casa jamás llega tarde". Este saloncito también es tu casa, Key, porque has contribuido a hacerlo más amplio, has dejado de tu parte para enriquecer y mejorar el salón. No has llegado tarde. A lo que dijo Jengibre yo añado: "Es mejor llegar a la meta que no llegar nunca".

¡Muchísimas gracias, Key! Y recuerda, también es el cumpleaños de todos los que estamos aquí.

Gracias por los ánimos. Sí, las operaciones son un engorro, pero depende del ánimo con el que se afronten. La vida misma cambia con la perspectiva que uno adquiere sobre la vida. La lógica lateral no sólo sirve para resolver problemas, sino para aprender que en esta vida no todo tiene un único color. El problema del ser humano es la carencia de imaginación y de perspectiva, el estar ligado siempre al mismo plano para entender la realidad. Como dijo Cortázar: "Yo nunca quise entender la realidad como me la quisieron enseñar. (...) Yo no parto de esta realidad para crear la realidad en mis cuentos, yo hago siempre una nueva realidad creada de la ficción".

¡Elen síla lumenn omentielmpo!