viernes, 3 de junio de 2011

Ya empezamos



Hacía mucho que en este blog no se hacía una crítica política (¿a que ya las extrañábamos un poco, no?) por lo que me he decidido y volveré a sacar mi increíble capacidad de fineza e ironía para hacer justicia con la palabra. Bien se dice que la pluma daña más que la espada, sobre todo si es bien usada, así que vamos a iniciar el mes de junio en contra de, cómo no, por otro lado, Cristina Fernández de Kirchner.

Recordemos la política de este humilde crítico: no hay buenos ni malos; no estoy ni con unos ni con otros; no entiendo la política y soy feliz sin entenderla; he nacido para cuestionar; atacamos a diestros como a izquierdos; el sentido común no habremos de perder.

Y en estas estamos, damas y caballeros. Estamos a punto de entrar en plena campaña política para las elecciones nacionales, provinciales y municipales. Luego tenemos una invasión de propaganda política y de políticos fumaos intentando quedar como si fueran los mejores candidatos.

Y llega un servidor, la desconocida peor pesadilla de estos señores; y digo "desconocida" porque aún no me conocen, no saben que existo, aunque su temor es que un lunático como yo comience a alterar a las masas.

Y como he querido hacer mi crítica sobre la actualidad, he aprovechado que en un blog amigo se trataba el tema desde un punto de vista distinto. Pero para ponernos en situación...

... El gobierno de Kirchner siempre hizo énfasis en la igualdad de oportunidades, en la integración y en el acercamiento. En suma, personas de bajos recursos económicos teniendo acceso a eso que no podrían alcanzar nunca. Una de las propuestas de Kirchner del año pasado fue la de repartir netbooks a los estudiantes universitarios para que todos tuvieran acceso. La de este año, como es lógico presuponer, es la de regalar esas mismas netbooks (bueno, no esas mismas, porque esas mismas las tienen los estudiantes universitarios) a los estudiantes de nivel medio de toda la Argentina. Según dice, fomenta la cultura, promueve la integración y favorece el que los jóvenes y adolescentes tengan más recursos a la hora de estudiar.

Quien conozca un poquito mis principios sabrá ciertas cosas.

Sabrá, por ejemplo, que la mejor forma de integrar a personas con escasos recursos económicos no es dando en bandeja todo lo que le hace falta. Sino abriendo el panorama laboral para poder insertar a los desocupados en un marco de dignidad, fomentando la idea de que el trabajo dignifica y genera independencia. Sabrá que apoyo la idea de un Estado paternalista que se preocupe, no porque una familia reciba una canasta con alimentos o que haya un montón de camiones vendiendo carne llena de grasa a cinco pesos, sino de que esos padres de esa familia tengan un trabajo digno y en buenas condiciones, que sus sueldos estén acordes con la inflación para tener acceso a esos alimentos y a alimentos de buena calidad. Porque lo primero nos hace correr el riesgo de generar un pueblo despreocupado de sí y holgazán. Y la holgazanería es lo que trae gran parte de los males de estos tiempos. Trabajo digno y sano, oportunidades laborales a todas las personas, y sueldos acordes a la situación "real" del país.

También se sabrá que yo, hasta cierto punto, desconfío de las máquinas y no me gustan las nuevas tecnologías. Pero fuera de esto, que es un criterio particular, quiero ir al kid de la cuestión...

... Podría decir que Sócrates, Platón, Aristóteles, Demócrito, Leusipo, Eratóstenes, Hipócrates, Tomás de Aquino, Descartes, Galilei, Copérnico, Kepler, Newton, Rousseau, Loke, Voltaire, Smith, Cant, Egel, Man, D'Alembert, Diderot, Marx, Engels, Kêkulé, Verselius, Lavoisier, Pasteur, Semelgüeis, y un largo etc... no vieron una computadora en sus vidas y sin embargo hicieron lo que hicieron y pensaron lo que pensaron. Podría decir que el hecho de tener un ordenador en tus manos no te convierte en Icemberg. Podría decir que las netbooks no son la clave para resolver las deficiencias del sistema educativo.

Podría decir, entre muchas otras cosas, que una netbook puede ser usada para todo menos para estudiar... Pero diré algo más.

Es evidente que si vivimos en un mundo tecnológico se hace indispensable poder aprender a manejar una computadora o una netbook. Pero es indispensable poder tener a nuestra disposición un recurso que no se tiene al manipular un ordenador. El proceso epistemológico no lo hace una máquina, lo hacemos los seres humanos.

Necesitamos formar el pensamiento, desarrollar la capacidad de preguntarnos y respondernos (o de determinar que no hay respuesta, que también nos vale). Necesitamos gestar un anhelo siempre vivo y dinámico por conocer y comprender el mundo que nos rodea y la situación social y humana en que nos vemos envuelto. Comprender el modo en que todo se ha desenvuelto hasta desembocar en lo que somos y hacemos el día de hoy. Eso no lo logramos sólo con un ordenador. Lo logramos fomentando la lectura, la crítica y el análisis, la comprensión lectora, la lógica, la correcta habilidad lingüística, el poder entender y razonar. Si no enseñamos el brillante arte de ser brillante...

Es más. Ni siquiera podemos enseñar "el arte de pensar". Porque pensar es libertad, y no se puede moldear o manipular el pensamiento. A lo sumo podemos hacer que se vislumbre un camino, dar medios para desarrollar el pensamiento, pero nunca moldear o manipular. "Enseñar" en su significado primo, como "mostrar" o "dar a conocer".

Puedo decir que la tecnología no hace al pensamiento, lo mismo que la leche no hace al licor. Para pensar no necesitas tecnología, salvo en casos muy particulares: para pensar necesitas mucho trabajo y haber sido estimulado a hacerlo.

Hoy veo que hay muchachos o niños que toman un texto y no saben comprenderlo, no lo interpretan, no consiguen saber de qué trata. ¿Y creemos que dispensando una computadora obtendremos la solución? ¡Protesto! Problema profundo amerita solución profunda.

Es evidente que no lo hacemos porque a los que suben al trono no les conviene que existan personas capaces de comprender lo que leen o entender el mundo en que viven. No les conviene, y es evidente que no se esforzarán por fomentarlo.

Puedo decir más. Que es ridículo que demos netbooks y digamos que la educación está diez puntos cuando en Mendoza vivimos casos extremos de desnutrición y malformación de las neuronas debido a mala nutrición en el primer año de vida. Es ridículo y denigrante que se hable de insertar nuevas tecnologías cuando los aborígenes tobas en Chaco están muriendo de hambre, muriendo de enfermedad, muriendo de indiferencia. Porque un tal Marcelo Tinelli se dedica a expropiar sus tierras y construir parques temáticos mientras la gran boluda del reino (la reina) piensa que repartir ordenadores pequeñitos hace que todos los problemas del reino queden solventados.

¡PROTESTO!

Señora presidente, con todos mis respetos, ¿le doy un consejo? Resuelva los problemas como deben ser resueltos y haga verdadera justicia. Sea un poquito coherente, porque corruptos y desgraciados los ha habido siempre, pero ellos se dirigían con un poquitín más de sutileza. Lo suyo, ejém, ya es grotesco. Y sobre todo... no falte más el respeto.

Porque todas las personas que han hecho grandes cosas sin necesitar una máquina son ofendidas cuando usted cree que repartiendo ordenadores está fomentando la cultura. Porque todas las personas que no pueden dar a sus hijos alimento para un buen desarrollo se sienten burladas cuando usted da carne por cinco pesos y en mal estado. Porque lo que necesitamos, señora presidente, no es que nos regalen las cosas, sino que nos den la oportunidad de ganarnos las cosas. ¡Dé la cara ahora que es tiempo!

El pueblo sólo quiere honestidad, no quiere ser engañado más. Aumente los impuestos a las exportaciones, y verá cómo aquí hay mejores alimentos. Fomente el acceso laboral a puestos de trabajo dignos y verá cómo el equilibrio retorna. Dé sueldos acordes a la inflación y verá cómo las entradas de las exportaciones solventan el desbalanceo. Ponga un límite a las importaciones, y verá cómo las industrias nacionales ven menos resentidas sus mercancías y bajan los precios. Dé trabajo a los que quieren (y no quieren, que los hay) trabajar, y verá cómo hay niños sanos y fuertes capaces de pensar con criterio y desarrollar un juicio sobre el mundo que le rodea, sólo con una buena biblioteca y mucho papel a su disposición. Fomente la enseñanza responsable de valores acordes con la ética, la moral y los principios, y con el añadido del trabajo, verá cómo la delincuencia disminuye considerablemente y tenemos una sociedad más libre de cabrones. Despierte a la verdad, y deje de robar impunemente dinero del pueblo, deje de tentar a las masas con un choripán y una Coka-Cola, deje de hacer falsas promesas y de instaurar su régimen de muerte, y deje de ser una hipócrita... Y le aseguro que no necesitará ni siquiera un mísero boletín para tener las urnas llenas.

Hay algo que refuerza mi tesis. ¿Creéis que si ellos estuvieran haciendo las cosas bien no fomentarían el pensamiento juicioso? Les traería al fresco, porque no tendrían nada que ocultar.

Necesitamos resolver problemáticas sociales mucho más profundas de las que aquí planteo, eso lo sé, pero necesitamos tener una buena base para centrarnos en lo que sigue. Así que recordad: una netbook no significa pensar más o mejor. Lo que pensamos, lo que analizamos y razonamos está dado por una buena educación y mucho esfuerzo (y por gracia y don, claro está).

¡Matemática a la carga!
(se me ha ido la olla)


2 comentarios:

Key dijo...

¡Mira tú que bien, resulta que los políticos hacen las mismas chorradas en todos los países! Porque los míos tienen tela, también...
Paciencia y valor.

p.d. Holgazanería es con z, no con s ;)

Nicolás dijo...

Como dijo Miss Marple en todos y cada uno de los cuentos en que apareció: "La naturaleza humana, querido sobrino, es la misma aquí que en la China, ha sido la misma hace dos mil años y será la misma en tres mil". De esto, claro está, no se excluyen los políticos.

Paciencia y valor... Me gusta. Y quejas, muchas quejas despiadadas. Roban al pueblo, estafan al pueblo, engañan al pueblo... Ma, que nos dejen por lo menos la capacidad de reírnos a costa suya :P

¡Merde! Se me ha vuelto a ir. Ya mismo lo corrijo, y gracias por el aviso. Lo que has hecho se denomina "Ayuda de campaña". Me libras de los posibles flancos en los que los enemigos podrían apoyarse para atacar las ideas. Buen trabajo, buen trabajo.