martes, 5 de octubre de 2010

Cuatro cosas: Primera meme de este salón

Hem...
... no sé cómo ni hacia dónde, pero lo cierto es que el mundo va hacia algún lugar.

Célebre frase dicha por un servidor cuando descubrió que tenía deberes. Vamos a ver por dónde empezamos con esta tarea.

Damas, caballeros, el salón del estudio se enorgullece en presentaros el primer meme en el que caemos (o somos seleccionados, la verdad es que esto me gusta). En principio, hay que saber qué es un meme. Según la Wikipedia, madre del conocimiento humano y recinto de los saberes más distinguidos, un meme es la unidad mínima de transmisión del conocimiento de persona a persona (de cerebro a cerebro o de generación a generación). Este conocimiento está referido a cultura, y según lo que entiendo es una forma de cuantización o nominación del conocimiento. No os recomiendo leer de lleno el artículo de la Wikipedia, más precisamente porque al final te termina diciendo que la teoría de Richard Dawkins está demasiado ligada a su otra teoría sobre el genoma, y al final resulta que no estaba tan acogida por la comunidad científica en general.

Una meme, según mi breve experiencia personal, es lo que se va pasando de persona en persona y que es levemente modificado hasta que todos nos contagiamos con la información alterada que corresponde a nuestras respuestas. Un filósofo griego del siglo XXI D.C. que nació en Argentina y tiene hoy dieciseis años dijo en una ocasión que es ahora: "Es como un juego de baloncesto. Los jugadores tocan la pelota con las manos manchadas de chocolate... (¿que por qué con helado de chocolate, doctor?) y siempre dejan su marca impresa en la pelota. Así suscesivamente hasta que todo el equipo (que en nuestro diagrama de Ben sería el universo, conjunto de todo lo creado) termina tocando la pelota e imprimiendo su palma con helado de chocolate. ¿Entiendes?".

Sea como fuere, nuestra querida amiga Key, de Zapato a la Cabeza, me ha metido en un meme que tiene como base el número cuatro. Y vamos, que hasta lo veo interesante. Podría quejarme y resongar, pero lo cierto es que no engañaría a nadie. Siempre he querido particiar de un meme, ver cómo funciona la cosa y dar un granito de arena al conocimiento universal sobre los aspectos curiosos de mi vida.

¿Listos para el meme?

Minutos instrumentales on...
... minutos instrumentales off.


«Esto es como cuando te mandaban tests por correo electrónico, pero en versión blog, ¿no?».


La sensata introducción de Key a su entrada referida exclusivamente a este tema.

Estas son las reglas, tal como aparecen especificadas en el blog de Key:


  1. Una vez nominado, tienes que poner un link hacia la persona que te nominó.
  2. Nomina a otras cuatro personas.
  3. Haz saber a esas personas que han sido nominadas.
  4. Escribe cuatro respuestas por cada pregunta.


¡¡¡¿LISTOS PAAARAAAA EL ROOOOOOOOCK?!!!
Pues podéis comenzar a marcharos, porque yo toco música barroca. Si os sirve de algo, me han dicho por ahí "barroquero". Ataquemos el meme, antes de que el meme nos ataque a nosotros.

Cuatro cosas que hay en tu bolso:


La tabla periódica de los elementos en braille (hago trampas e incluyo aquí una tabla de configuración electrónica que me fabriqué yo mismo);
Caramelos de limón con menta y otros de café (no es novedad que sin azúcar yo no soy capaz de pensar... y además tengo leves síntomas hipocondríacos, por lo que a cada rato tengo la sensación subjetiva de que me pica la garganta y de que me voy a enfermera, y para esas ocasiones, tomo un caramelo de limón con menta y pienso que la garganta me deja de picar y ya estaré bien hasta que me vuelva a picar);
La llave de casa (aunque mi padre siempre cierra con pasador, así que de mucho no me sirve);
Un Rosario.

Siempre llevo la tabla, aunque a donde vaya no tenga que utilizarla en un principio (ha llegado a estar conmigo incluso en el teatro).

Cuatro cosas favoritas que hay en tu habitación:


En líneas generales no se puede decir que haya cosas favoritas en mi habitación. Son cosas. Trabajo con ellas, estudio con ellas y me entretengo con ellas, es cierto, pero no hay vínculos afectivos y no habrá matrimonio, así que no podéis comer tarta de fiesta.

La biblioteca.
La cama.
El piano (no es acústico, pero sigue pareciéndome un piano).
Una espada de madera que me fabriqué a los ocho años y que se rompió en la lucha contra Ericsen, pero ahora ha sido vuelta forjar, y de vez en cuando me hecho una batalla contra algún servidor de la oscuridad.

Sobre lo último...
... siempre he dicho que la mejor labor es imaginar. Si los hombres pierden la imaginación y el juego cuando aún son niños, entonces esta humanidad está perdida por completo. Así de sencillo y aplastante.

Cuatro cosas que siempre he querido hacer:


¿Alguien se ha dado cuenta de que esa regla del principio carece de validez o que las preguntas rayan la redundancia? Si desde esa regla me dice que ponga cuatro cosas, ¿para qué la pregunta me lo vuelve a pedir? Vamos allá.

Ver los Andes.
Perderme en Londres (se incluye aquí perderme en la Abadía, en el Museo Británico, en la Universidad de Oxford, en las calles brumosas)...
Terminar de escribir un (léase algún) libro.
Ser una mejor persona de lo que soy hoy.

Cabe destacar que también habría valido mojarme en medio de la lluvia, estar en una colina mientras las ráfagas de viento soplan, los truenos golpean y los rayos caen a mi alrededor. También me habría gustado perderme en la isla de Robinson Crusoe. Y creo que, si tuviera la oportunidad, me gustaría ir al campo y ver las estrellas. Pero son las cuatro consignadas antes las que tienen prioridad, al menos por el momento.

Cuatro cosas que me gustan ahora mismo:


Podría hacerme el original y decir "me gusta vivir", pero entraríamos en la pregunta filosófica de si la vida puede ser considerada una cosa, y a partir de allí con el clásico "¿qué es la vida?".

Aprender.
Reír.
Soñar.
Saber que no sé nada.

Me dejo muchas importantes, como amar, vivir, sentir, tener ganas de ir al baño, escribir, tocar e incluso el sentirme amado, pero estas salieron naturalmente, así que por algo están ahí.

Cuatro cosas que no sabías sobre mí:

Esta sola ya es suficiente como para hacer un único meme, ¿no? En fin. Antes de proseguir, en mi ordenador se ha caído la conexión, por lo que estoy usando el portátil de la casa, y como nunca me he acostumbrado a este tecladoy (al menos en mi modesta opinión) esta cosa va más lenta que un caracol, es posible que se me escape alguna que otra letra sin querer.

Me tendría que poner a preguntar qué sabeis vosotros sobre mí, pero eso llevaría tiempo y creo (repito la palabra... "creo") que esto hace alusión a cosas peculiares y curiosas.

Sé tejer a dos agujas desde los ocho años (lamentablemente nunca aprendí a hacerlo al crochet).
Detesto comer queso y todo producto que se le asemeje (se incluyen mantequillas y derivados por el estilo, exceptuándose el yogurt y los helados).
Me dedico casi todo el tiempo a pensar. Todo el que me conozca desde hace un tiempo dice "¿ah, sí?". El problema está en que cuando inicio una cadena de pensamiento generalmente suelo perderme por los corredores de la mente y puedo estar inmóvil durante horas. eamos a dónde llego con esta quehacer, pero ya os puedo adelantar que lo de "de estar mortalmente aburrido podría quedar con Drácula" nace de uno de estos estadios de pensamiento (distinto a meditación, que se note la diferencia :P profundo.
cuando escribo, el gusto que tenga por lo que esté haciendo es relativo a cómo me imagine las letras y cómo se forman las palabras. Si quiero que la escritura se vea gordita y rellena me paro en la base de una alta letra, y de ahí comienzo a escribir. Cuando no lo hago, siento que lo que escribo se va cayendo a pedazos por un precipicio.

No es novedad que estoy chalado, ¿no? Como dato adicional, últimamente estoy dedicando mucho pensamiento al relativismo del tiempo, ponerme a cotejar fechas, sacar cálculos, pensar en el pasar de los años, ver cómo varía todo de un año a otro, recordar la sensación predominante de cada año, su color, qué hice tal o cuál día... Es un caso clínico. No pongo otros extraños hábitos y curiosidades porque ahí sí deberían salir espantados. Por cierto, vuelvo a insistir con esta pregunta, a ver si así se me responde más rápido: ¿cuál es la causa de la existencia de Zapato a la Cabeza? Me está matando la curiosidad.

Cuatro canciones que no se me van de la cabeza:

Un pasaje muy juguetón de 'Jupiter', la sinfonía 41 de Mozart. A veces estoy caminando y pienso en ella y me pongo a tararearla.
El introitus del Réquiem en d minor K 626 de Mozart. Es triste y majestuoso, y ahora mismo, a cada rato me sale cantarlo por lo bajo.
es excelente, no es mi composición favorita de Mendelsson, pero últimamente me está resonando el tema del concierto para piano nº 1 en g minor.
Desde hace un mes, que fue cuando recordé la canción y la intenté buscar con el YouTube (éxito nulo, como cabía esperar), se me ha pegado What a wanderful world, cantada por Louis Amstrong.

Acotación: Hay un conscerto grosso para clave y violín de Johan Sebastian (Mastropiero no, Bach, claro está), que es muy pegadizo y que siempre estoy cantando. Eso sí, ni me preguntéis el opus ni el título, porque la verdad es que lo tengo aquí desde quién sabe cuándo, y sólo sé que no sé nada... hem... sólo sé que me la dió mi profesor de piano hace como tres o cuatro años.
Acotación segunda: Hay un concierto grosso de Mastropiero (Conscerto grosso ala), pero ese no se me ha quedado tan pegado.

Y los nominados son...

Los Fantasmas del Paraíso.

Los Cuentos del Hada Jengibre.

La Bailarina Descalza.

El interior secreto.


Mi meme está hecha. Ahora me daré una vueltecilla para avisar a los seleccionados.

P.s. El motivo de la tardanza de este post se explica en que...
a) Estoy verdaderamente desanimado estos días (léase sin ganas).
b) La conexión del ordenador de escritorio se ha caído, y la portátil sigue funcionando (de hecho, desde aquí estoy escribiendo esto y escribí gran parte de la entrada), y el teclado de esta cosa, ademázs de ser insólito, me resulta dificilísimo de manejar (por cierto, ¿alguien sabe en dónde está el mayor que y menor que, los signos de abierto y cerrado para los códigos html?, es que los de los enlaces del final los he tenido que escribir en el ordenador grande, ponerlos en el PenDrive y luego copiarlos aquí).
c) todas las anteriores. a ver si me pongo las pilas de una vez.

¡Qué viva el meme!

14 comentarios:

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Voy a intentar contestar este meme la semana que viene xD. Aunque no va a ser nada fácil, porque la pregunta en la que dices "debía ser un meme aparte" da para mucho (y un par de ellas más también). A ver que se me ocurre...

jengibre dijo...

Bueno, no se si he entendido muy bien lo que es un meme. Pero en cuanto vuelva de mis vacaciones lo publicaré. Pero opino como fantasmas, que algunas preguntas dan para un meme aparte.

Besitos de jengibre.

(***Andrea***) dijo...

Hola Sir Nícolas, la bondadosa Andrea se digna a pasar por aquí y comentar...xD Es curioso, eso de llevar la tabla periódica, aunque nunca se sabe ¿no? La puedes usar como arma blanca en caso de ataque de mis tropas formadas por orcos y uruk hais. Los pokémon los tengo de vacaciones...xD

Nicolás dijo...

Sin apuros con estas cosas, Fantasmas. Esta semana has comenzado el curso y es mejor enfocarse en coger antes el ritmo.

Por supuesto, por supuesto, muchas de las preguntas darían para un único meme, pero he allí el chiste, en intentar hacer algo resumido y lo más breve posible (y como te dije en una ocasión, estos conceptos son distintos en mi cabeza que en el resto del universo). A tomárselo con calma, que no corre prisa.

¡Elen síla lumenn omentielmpo!

Nicolás dijo...

Es como un mensaje en cadena que se tiene que ir rellenando, pero en entradas de webblog. Sabes que soy bromista por naturaleza y por vocación, ¿dejaría pasar la oportunidad de hacer chistes como parte de esa introducción? Sólo es contestar las mismas preguntas con tus propias respuestas, y he ahí la sutileza del meme. El problema está cuando se quiere definir con algún concepto, como cuando intentas explicar porqué dos más dos es cuatro. Estarás cien por ciento convencida de que dos más dos son cuatro, no te puede caber la menor duda, pero sin recurrir a alguna imagen concreta, el decir porqué dos y dos son cuatro se torna difuso. Es como explicar porqué un cinco es 5, o porqué se representa el cero, si en teoría es la nada. La universalidad de los números, su historia, la simbolización, y el abstracto con el que tuvieron que llegar a esos números es una de las partes más hermosas de las matemáticas. La matemática es un paradigma. La más pura de las ciencias, la que nutre a todas las demás; por ser pura es que necesita ser abstracta e intangible. El número dos no existe, pero sí existen dos centavos, dos naranjas, dos carteles, dos ojos, dos manos, dos por ciento de inflación, dos metros cúbicos de agua, dos moles de moléculas de sulfato de calcio. Pero el número dos, puro, insubstancial, sin contener algo detrás, no existe.

Lo mismo que a Fantasmas, amiga, sin prisas con estas cosas. Descansa mucho y repón energías.

¡Elen síla lumenn omentielmpo!

Nicolás dijo...

Me siento perseguido por todas partes, Andrea, me siento perseguido por todas partes.

De acuerdo, te lo garantizo, no es que no quiera comentar en las entradas que publicas, es que estoy librando guerra con todo esto del ordenador. Necesito tiempo, pero eso es lo que menos me sobra, la verdad. Pero vamos, dame siquiera un alto al fuego en la guerra, por favor...

Hem... Espero no tener que usarla para eso, pero si llega el momento, tendré que usarla para atacar (o defenderme, que es bastante grande cuando se abre). Con todo, tengo gran satisfacción de que los pokemon están de vacaciones...
... ¡alto ahí! ¡Sabía que no podía confiar en tus buenas intenciones! ¡Eres slitheryn! Tú me has dicho esto para que yo me confíe, baje la guardia de tus criaturas y ejército (o por lo menos me descuide de los dito), y así ellos tendrán más posibilidades para encontrarme desprevenido (no es lo mismo prevenirse de orcos que prevenirse de pokemon que se pueden transformar en cualquier cosa). ¡Te he pillado la trampa, vieja enemiga de guerra! ¡Tendrás que intentar algo mejor para combatir al gran maestro de la táctica de guerra! ¡Mucho más para derrotar a Sir Nícolas! ¡Mucho más para destruirme! ¡Mis ejércitos siguen en guardia y vuelvo a activar la defensa especial y ultra secreta en contra de los pokemon!

¡¡¡¡¡¡¡MUÁ-JAJAJAJA-JAJAJÁ!!!!!!!

(***Andrea***) dijo...

Uhm... se ve que la amenaza invisible de mis tropas te está pasando factura mental...xD Te estás volviendo paranoico, y te confesaré en un acto de bondad irrepetible, que volverte paranoico era parte del plan. Fase 1 completada XD Jusjus

Nicolás dijo...

Au contraire, mon ami. El paranoico es aquel que cree que todo el mundo se la tiene jurada (como dijo el siempre grande Terri Prachett); un mago (en este caso un servidor) lo sabe con certeza.

Parafraseando, el paranoico es el que cree que cada persona que tenga un huevo en la mano piensa inmediatamente "es una maldita granada que me estallará en tres, dos, uno"... La diferencia substancial con mi caso, querida amiga de armas opuestas, servidora de las legiones oscuras, comandante del ejército del mal y el horror (anda que no te estoy haciendo alagos), es que yo sé a ciencia cierta que tú me quieres acabar en la batalla y que me quieres volver paranoico. Pero aún conservo el poco sentido común con el que comencé esta guerra, y no estoy paranoico. ¿Que no me crees? ¡Pues si digo que estoy paranoico es que no estoy paranoico! ¡Porque no estoy paranoico! ¡NO ESTOY PARANOICO! ¡NO ESTOY PARANOICO! ¡NO ESTOY PADECVIENDO DE PARANOYA! ¡NO VEO UN AGENTE SECRETO DISFRAZADO DE GATO CAMINAR POR EL TEJADO! ¡NO ESTOY OYENDO CÓMO EL VECINO INSTALA MICRÓFONOS PARA ESPIARME! ¡NO ESTOY SOSPECHANDO QUE BILL GATES ME ESPÍA A TRAVÉS DEL MONITOR! ¡NO ESTOY QUEDANDO PARANOIDE! ¡NO LO ESTOY!

—¡¡¡NO!!! ¡¡¡ESTOY!!! ¡¡¡PARANOICO!!! —chilló de forma entrecortada e histérica, antes de llevar las rodillas a la altura de su nariz, enrollarse las piernas con los brazos y comenzar a meserse rítmicamente y gimotear por lo bajo «no estoy paranoico».

¡Touche!

Key dijo...

Lo de la tabla periódica tiene tela. Y no, no voy a publicar antes la explicación de mi blog por mucho que me lo pidas... es una chorrada de explicación, además, no tiene tanto interés... pero bueno, ya la pondré.
¡Un meme interesante te ha quedado, ahí estamos! Pero deja la música clásica y escucha algo de Britney Spears o David Bisbal. Son horrorosos, pero te ayudan a tomarte la vida más relajadamente.

Nicolás dijo...

Lo más gracioso es que antes también llevaba una tabla de dureza de Moss y una con algunos coheficientes de rozamientos dinámicos y estáticos de distintos materiales. Pero luego me dije "¿para qué voy a necesitar esto?".

OK, dejo de insistir con el origen del blog. Eso sí, si al final termina siendo una explicación todo lo opuesta a "es una chorrada", invado Salamanca XD

¿Tú me pides que los escuche? ¡Si tengo a mi hermana todo el día con esa musiquilla penetrante que viola el oído! La última expresión la tomé de uno de esos estadios de pensamiento descripto en la entrada. Algún día tendría que publicar mis objeciones a la música moderna, pero resumidas son...
1. Nadie se juega. Nadie trata de innovar, de hacer algo más espectacular, de arriesgarse (compositivamente hablando, y también en un modo más artístico). Todo tiene el mismo esquema, demasiado visto, demasiado usado y demasiado desgastado.
2. Se explota demasiado el área tímbrica del sonido para suplirl la falencias de contrapunto, poder y armonía. La percusión es siempre seca, los timbres tratan de impresionar el oído, y al final es la estridencia la que intenta reemplazar al poder.
3. Carencia absoluta de sutileza y de emoción. Repetición constante de los mismos patrones armónicos, sin variantes, sin entrar en novenas, sin aplicar cromatismo, ni indagar en nuevos intérvalos que generen disonancia.
4. La voz. Dios mío. Algunos cantan con la nariz. Otros practican el "sublime" arte de medio entonar medio hablar.

Nicolás dijo...

A veces intento escuchar esta música para probar, pero en lugar de hacerme la vida más relajada, me termina deprimiendo cada día más. Me siento como comer una ensalada sin siquiera un poquito de sal. La música clásica tiene una fuerza especial: Es sentarte, escucharla, dejarte empapar por un poder que se alcanza con la genialidad y estremecerse ante ese poder, semejante a cataratas cayendo a grandes velocidades, montañas en lo alto del cielo, mares inmensos estremecidos por las tempestades, truenos rugientes, clamores que vienen desde los más profundos abismos del océano y de la tierra, estrellas que explotan en lo alto del cielo, apacibles bosques llenos de silencio, ríos que corren suavemente, praderas inundadas por un sol bellísimo, trinos de aves, lagos hechizados con magia y rebozantes de vida... Es ascender hasta las alturas más insondables del espacio, en donde sólo abunda un estridente silencio, perderse por completo ante la majestad de esos sonidos increíblemente vivos, extraordinariamente atronadores. Es maravillarse con la delicadeza con la que Bach teje una fuga o una invención, mezclando con total armonía y perfección voces que se unen en un coro inimaginable, deleitarse con ese contrapunto que hace dudar al oído, deslizándolo por armonías y armonías sin que se dé cuenta de cuándo ocurrió, manteniendo una maquinita siempre activa, como un motorcito que sólo se detiene al terminar la canción. Ni hablar de las cantatas, las swites, los preludios, los conciertos gruesos!!! Una delicia para el oído, estos últimos, rebozantes de energía musical. Es oír a Mozart hacer un juguete de la música, divertirse con él, moldearlo según su gusto y antojo, hilvanar a la perfección alegres melodías con rítmicos pianos de Alberti, o explorar el bajo acorde, o hacer largas escalas que caen en el vacío infinito, como gotas de lluvia que viajan desde el cielo hacia la tierra... Es oír a Chopin y sus nocturnos, los minuets de Brahams (incluso muchas de sus sonatas contienen temas increíblemente románticos y profundos que me fascinan), las transcripciones de las sinfonías de Beethoven, o el mismo compositor introduciendo un coro a la novena que canta con toda el alma la canción de la alegría (he ahí el hecho de innovar). Es oír a Mendelsson redescubriendo las obras barroces de Bach, u escuchar los conciertos y la estridencia de los violines de Vivaldi, o las voces que se superponen de Hendel, el clave barroco, siempre dispuesto a resonar con potencia y vigor... Es oír a Debussi o a Maurice Ravel, a Schuman, a Schuguer, a Wagner, es oír esas innovaciones, el salir de las formas, el ahondar en la belleza del cromatismo, de las escalas atonales, de la disonancia... O el impresionismo mismo, que lleva al oyente a las situaciones más insólitas que se pueden esperar. Los diálogos entre el sol y la luna, entre la emoción y la razón, entre la tierra y el agua...
No me centro en detalles técnicos de la música clásica, sólo en lo subjetivo. Eso es lo que siento. La música clásica me llena el oído y el alma, induce los estados oníricos, toca en lo más profundo del ser, activando resonancias lejanas y perdidas en el tiempo, produciendo la catarsis, disparando la imaginación, provocando sentimientos de gran variedad. Se puede sentir alegría al escuchar algunas cosas, pero otras te darán rabia y tristeza, y otras te harán sentir melancólico. Es música viva y sublime. Y sí, en la mayoría de los casos no te hacen tomar una perspectiva relajada de la vida (parte del Réquiem de Mozart, como el Lachrimosa, el Rex Tremendae, el Confutatis maledictis, el Quirie Eleison, el Dies Irae y el Introitus me hacen llorar), pero para tomarme la vida con más humor tengo la comedia y mi sencilla filosofía de vida que consta en reír mucho y no dejar de soñar.

Nicolás dijo...

P.S. Tendría que hacerte caso, no es normal que escriba este comentario sólo por una breve frase. Me pongo a escuchar música actual de inmediato.

(***Andrea***) dijo...

xDDDD Me has matado con tu comentario ( de risa, obviamente, y en el buen sentido...xD) En el comentario si que me dejas en buen lugar, tengo tantíiiisimas cualidades buenas...xD

Estos días ando muy liada, y mis tropas no han podido recibir muchos planes desde mi base...y están cometiendo algún que otro error, tendré que decirles que los disfraces de gato son muy obvios y que sean más sutiles a la hora de instalar en micrófonos...En cuánto a Bill Gates... No sabía que tenías más frentes de guerra abiertos a parte de contra mí...Uhm...JUSJUS Perfecto...

(***Andrea***) dijo...

Ah, y por cierto, haces bien en no escuchar a David Bisbal... Nunca, nunca, nunca, nunca lo hagas... Probablemente pierdas las ganas de volver a escuchar música xDD