domingo, 24 de octubre de 2010

El problema del hombre en el bar con el revólver



Hace ya algún tiempo, allá por principios de julio, una estudiante de profesorado de matemáticas me planteó este simpático enigma que, como siempre apelando a mi nulo sentido de la velocidad, tardé bastante tiempo en resolver. Me alegra poder decir, no obstante, que este caso ejemplifica a la perfección una máxima de la investigación y las novelas policiales; quizás ha sido demasiado decir que lo ejemplifica a la perfección, porque lo cierto es que la situación es un tanto surealista y presenta algunos interrogantes, pero es la respuesta en sí, es decir, la escencia de la respuesta a tan complejo problema (en apariencia), lo que contiene de verdad el espíritu de esta máxima científica.

Como sé que sois demasiados listos (y es verdad, os considero extraordinarios bibliotecarios y grandes aportadores del conocimiento), me reservaré la máxima matemática a la que hago alusión más arriba para dentro de siete días, cuando se publique la respuesta del problemilla. Por supuesto, si alguno de vosotros conocéis a qué máxima estoy haciendo referencia, podéis decirlo en los comentarios sin temor.

Quiero hacer una aclaración: En el momento en que me propusieron el problema, había una regla que interpelía al solucionando exponer los razonamientos al problemando, y este último debía responder a estas preguntas o interrogantes con un "es irrelevante", "puede ser", "no se descarta", "sí", "no". Ahora bien. Si bien vosotros tendréis que arreglaros con el problema sin poder hacer preguntas, quiero dejar bien en claro que no es un problema con trampa. No se puede decir "ah claro como no me pueden decir 'sí', 'no' o 'es irrelevante' resultaríame imposible de resolver". He comprobado experimentalmente (volviendo a pensar el problema) que hay un camino lógico (que incluye la participación de lógica lateral) y que conduce a la solución sin necesidad de mediadores. Deberéis estar atentos a vuestros razonamientos y tratar siempre de ser objetivos. Prestad atención a los más mínimos detalles, y disfrutad de resolver estos problemillas (o de pensarlos). Sabéis bien que aquí lo fundamental es pensar, lo demás es como un plus.


Un hombre entra a una cantina (un bar).
Le pide al cantinero, quien está detrás de la barra, que le dé un vaso de agua.
El cantinero mete la mano debajo de la barra y la saca con un revólver en ella.
Le apunta con el arma a la cabeza del sujeto, y así permanecen cuestión de unos momentos más.
Luego el primer individuo asiente con la cabeza y le dice de todo corazón "muchas gracias".



¿Por qué le dió las gracias?


Siete días, como de costumbre. A ver qué se os ocurre, y recordad, lo importante es pensar, porque aquí nadie es mejor o peor por acertar o errar, eso lo vivo repitiendo.

¡Matemática a la carga!


6 comentarios:

Nicolás dijo...

Damas, caballeros,
a raíz de que es demasiado aburrido si sólo respondéis (y de que el problema así suelto carece de algunos datos que podríais encontrar si preguntaráis), se abren los comentarios a las preguntas. Recuerden que yo sólo podré responder "sí", "no" o "es irrelevante". Intenten, en la medida de lo posible, organizar sus preguntas de tal modo que pueda responderlas con monosílabos...

Pero les quiero hacer una aclaración: yo me confundí mucho con todas esas respuestas y preguntas. Así que les doy un consejo: pregunten hasta cierto punto para saber otros detalles del problema, pero sepan que el problema, como es de lógica lateral, será siempre resuelto por razonamientos laterales. Las preguntan se encaminan a obtener más información (sin olvidar la que se consigna en el problema), y luego es tarea de ustedes hacer embonar esa información en una solución.

A ver como nos va con este nuevo método.

¡Matemática a la carga!

P.S. Por supuesto, si alguien quiere resolverlo a la vieja forma (atendiendo sólo a los datos del problema), puedes hacerlo tranquilamente. Como ya he dicho, ahí están todos los datos necesarios, aunque quizás, para llegar a la solución, les sea un poco más conveniente conocer algunos datos extra. Si alguien arriba a la solución, puede decirlo a viva voz, aunque se recomienda poner un letrero en mayúsculas al principio del comentario del estilo "ATENCIÓN AQUÍ PUBLICO MI RESPUESTA DEFINITIVA". Así si algún otro participante la ve, puede saltársela y seguir jugando.

Los Fantasmas del Paraíso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Los Fantasmas del Paraíso dijo...

A ver, creo que tengo una respuesta, al menos provisional, así que la voy a formular ya sin ninguna pregunta ni nada, con el mundo por montera, ¡ala!

MI RESPUESTA

Poniéndome en el lugar de ambos, puedo decir que, si me apuntan con un arma el tiempo suficiente, sudaría un montón. Ahora, ¿cuenta el sudor como agua? Eso espero xD Y de ahí, supongo, sale el vaso de agua del cliente del bar. Eso sí, no se puede negar que el cantinero no tenga un punto de psicópata.

Key dijo...

Yo no respondo porque ya me la sé. Y tengo que decir que si no hubiera leído la respuesta en su día, creo que no habría sido capaz de adivinarla nunca por mí misma.
Fantasmas, es más fácil que eso, y la respuesta es... cómo se dice... "completamente satisfactoria". Es decir, que cuando das con ella sabes que es la correcta. ¡Pero tu idea del sudor tiene su punto!

Los Fantasmas del Paraíso dijo...

Hombre, si es fácil, siendo la pregunta "¿por qué le da las gracias?" la respuesta puede ser simplemente "por no matarle". Pero sabe Dios, me parece muy... raro.

Nicolás dijo...

A ponernos al día...

Fantasmas:
Creo que ya lo dijo Key, pero esa no es precisamente la respuesta buscada. Es mucho más pavo que eso (es decir, además de satisfactorio, te quieres romper la cabeza con un ladrillo porque no se te haya ocurrido antes a ti). Con todo, tus dos teorías (la primera del sudor como agua y la segunda del "gracias por no matarme") tienen detalles interesantes.

Sólo te llamaré la atención sobre dos puntos por los que puedes comenzar una nueva línea de razonamientos: el hombre pidió el vaso del agua, no se lo dieron y aún así dió las gracias. Son los primeros puntos en los que reparé yo cuando me harté de hacer preguntas.

Key:
¡Buen trabajo! La honestidad, como digo siempre, es la base del conocimiento. Al fin y al cabo, el conocimiento es la búsqueda de la verdad, y la verdad debe ser siempre honesta, sincera y verídica (risas del público). Estate atenta, al final veo que no era la respuesta que tú creías y ahí sí que estábamos en el horno XD Con todo, la honestidad es un valor que se debe apreciar.

¡Elen síla lumenn' omentielvo!